Enamorarte de otra persona


El amor es voluntad pero también, es sentimiento. Una persona nunca sabe a quién va a conocer en el futuro, qué puede despertarle esa persona a la que no había conocido antes, qué ilusiones puede remover en su interior… Esta es una de las razones por las que tiene tanto mérito tener una relación estable durante toda la vida puesto que incluso en ese contexto, es posible que haya algún momento en donde uno de los dos, haya sentido algo diferente por otra persona, aunque el tema no haya ido a más.

Existen ilusiones que quedan en secreto en la mente de quien las vive, pero que queden en secreto no significa que no hayan existido o que no sean importantes. A veces, matar una ilusión supone un gran desgaste y un esfuerzo.

Enamorarte de alguien diferente puede ser un drama emocional cuando tenías una idea previa de cuál sería tu esquema de vida. Pero dependiendo también, del tipo de sentimiento, puede que el auténtico drama sea renunciar a él porque también supone renunciar a una parte importante de uno mismo. Se trata de un dilema emocional, una lucha interna entre lo seguro y conocido, por una parte, y una puerta nueva que se abre por otro. Muchas veces, abrir esa puerta genera temor.

Pero este debate interno, también es vivido de una forma diferente, en base a los valores morales de cada persona. Existen personas que creen en el amor para toda la vida, pero en cambio, existen otras que consideran que es imposible afirmar desde el momento presente, algo que implique un para siempre en tanto que el destino es imprevisible e incierto.

Cuando te enamoras de otra persona, estando en pareja, lo lógico es dar tiempo al tiempo para valorar qué hay detrás de ese sentimiento y si merece la pena arriesgar por esa persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *