El trauma de la soledad


Ser soltero no es algo de lo que uno deba avergonzarse. No sé por qué, desde fuera, se idealiza demasiado el hecho de tener una pareja cuando la realidad es que existen personas que siguen inmersas en una historia por el temor de no encontrar a ese ser especial con quien compartir el presente. Es decir, muchas personas a pesar de tener pareja, no están con la persona que de verdad desearían estar. Es un tema curioso que merece la pena que pienses y reflexiones en profundidad para liberarte de las cadenas que a veces, impone la sociedad.

Cadenas que nos alejan de nuestra propia capacidad a la hora de vivir como realmente queremos y como nos dicta nuestro corazón. La soledad puede llegar a vivirse como un trauma hasta el punto de que algunas personas que están solteras a partir de cierta edad, tienden a encerrarse en sí mismas, especialmente, durante el tiempo de ocio. La realidad es que esta actitud es equivocada porque debes disfrutar de tus verdaderos amigos que nunca te dejarán de lado más allá de que ellos tengan pareja. Tus amigos te aprecian y te quieren, por ello, cuidarán de ti.

La soledad vivida como un sufrimiento lleva a muchas personas a estar constantemente enganchadas a romances que no van a ninguna parte. La realidad es que en la medida en que estés mejor contigo mismo, cuanto más te quieras y te aprecies, también te será más fácil encontrar a una persona con la que puedas mostrarte tal y como eres, sin tener que fingir. El amor se define por algo: la naturalidad. Todo aquello que es artificial, tarde o temprano cae por su propio peso.

La soledad puede ser tu trampolín para el aprendizaje y el autoconomiento. Incluso, puede que en algunos momentos de tu vida, sientas la soledad como una necesidad vital. Puede que en algún momento atravieses una etapa de menor receptividad a nivel social.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *