Consejos para comenzar una convivencia en pareja

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La convivencia no es nada fácil aunque sea con la persona que queremos, las primeras semanas son claves para marcar el ritmo de lo que vendrá. Te explicamos algunas formas de llevar esta situación en terrenos como el sexo, peleas, aficiones, cocina y el orden.


Lo primero es el entorno, por eso la decoración del hogar cobra mayor importancia y la distribución de los muebles son fundamentales para la apropiación del espacio. Procura ser original y también escuchar las propuestas de tu pareja. Seguro que entre los dos lográis formar un espacio en el que estar a gusto el uno con el otro.


La repartición de las tareas también en importante, de cara a dividir y rotar algunas como son el limpiar u ordenar. Es importante repartirse bien estas cosas de la casa para que no caigan siempre en las mismas manos y se generen conflictos. Ambos tienen que colaborar con igual, aunque todo dependerá muchas veces del horario que tenga cada uno con respecto a su trabajo.


No dudes en hablar sobre aquello que te molesta, aunque pueda ser un tanto incómodo, siempre será mejor que callarlo.


Cuando os apetezca estar en compañía, podéis organizar fiestas, cenas con amigos o todo tipo de evento social los hará sentirse más orgullosos de estar en vuestra propia casa.


Aprovecha la pasión e ilusión de los primeros meses para tener sexo en los distintos ambientes del hogar. Esto además de ser muy estimulante puede ayudarte a conocer mejor los gustos de tu pareja.


Convivencia no es sinónimo de estar siempre el uno al lado del otro. Busca tus propios espacios en la casa y permite que tu pareja también los tenga si libertad. Muchas cosas se pueden hacer juntas, pero otras requieren compañías diferentes.


Todos tenemos costumbres en nuestras vidas cotidianas, es algo completamente normal, por ejemplo algunas personas duermen con alguna luz encendida, mientras que otras lo hacen en completa oscuridad. Es posible que descubras algunas peculiaridades que tu cónyuge venía escondiendo. Sin embargo, es vital respetarlas y no juzgarlas.


Busca la el momento indicado para realizar peticiones. El tono en que lo hagas es casi tan importante como aquello que se dice. Cuidado con tus palabras porque podrían generar tensiones.


Si alguno de los dos ya vivía en esa casa, será bueno realizar algunas modificaciones para que la persona que recién llega sienta que algo ha cambiado y que ese hogar también va a ser suyo.


Respecto a la cocina lo recomendable es sorprenderse mutuamente con sus especialidades. Cada día puede cocinar uno. Conocer los gustos culinarios del otro tiene muchas más implicaciones de las que aparecen a simple vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *