Conflictos matrimoniales: las dietas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Todos los matrimonios pueden sufrir diferentes conflictos matrimoniales que pueden alterar el buen funcionamiento de la relación: diferentes tendencias políticas, gustos cinematográficos opuestos, etc. Uno de esos conflictos pueden ser los hábitos alimenticios de cada uno. Cuando una parte de la pareja es vegetariana y la otra es amante de la carne pueden surgir los problemas, pero esto no tiene por qué a cavar con la relación. Puedes seguir algunos de los consejos que te vamos a dar:

– Desarrolla la capacidad de escuchar. No os encerréis en vosotros mismos y escuchad a la otra persona.

– Intentad informaros sobre las tendencias nutricionales de la otra persona y así aprenderéis a tener mayores habilidades de resolución en el tratamiento de los conflictos sobre los hábitos dietéticos.

– Aceptar y respetar mutuamente cada una de las opciones alimentarias. Recuerda que para algunos vegetarianos su elección es como una religión.

Flexibilidad.

– Establecer unas reglas de cocina desde el comienzo de la relación para no molestaros el uno al otro.

– Si es necesario, separad los utensilios de comida de cada uno. Al igual que el congelador: lo mejor es que cada uno tenga su propio cajón para así saber directamente donde están sus alimentos.

– No presionéis a vuestra pareja con su dieta. Tampoco intentes hacer ningún chiste fácil cuando estéis con los amigos.

– Si tenéis hijos buscad la dieta más efectiva para ellos, no intentéis competir para ver quien consigue que los niños elijan su dieta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *