¿Cómo sobrellevar las diferencias de carácter?

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


¿Cómo sobrellevar las diferencias de carácter? Ningún ser humano es una fotocopia de otro. Incluso dentro de una misma familia, podemos comprobar que dos personas son totalmente distintas. Por tanto, la diferencia forma parte de lo humano y también de la relación de pareja. Pero existen grados de diversidad y en base a dichos grados es más fácil o más difícil llegar a puntos en común dentro del propio amor. ¿Cómo sobrellevar las diferencias de carácter de una forma positiva?

En primer lugar, en vez de poner el punto de atención en las diferencias, es adecuado atender a las semejanzas, es decir, analizar todas esas virtudes que te hacen la vida más agradable y llevadera. Por otro lado, también es interesante que hagas una lista de rasgos que tiene tu pareja y que a ti te encantaría tener. De este modo, potencias la admiración.

A la hora de sobrellevar las diferencias de pareja, también se aprende de la propia experiencia. Por ejemplo, puede que en una discusión, lo más adecuado sea no dar pie a discutir, marcharte a dar un paseo y hablar de nuevo con más calma sobre el tema. Del mismo modo, es bueno tener la objetividad de entender que así como hay cosas que a ti pueden molestarte de la otra persona, la otra persona también hace su esfuerzo pero en la situación inversa. Pone en práctica su paciencia e intenta que las cosas estén bien.

Es imposible tener una pareja en la que no haya ningún tipo de diferencia ya que incluso, aunque fuese posible, sería aburridísimo tener una relación de estas características. ¿Cómo sobrellevar mejor las diferencias de carácter? Con mucho sentido del humor y con alegría. Por otra parte, también es bueno vivir la ilusión de conocer mejor al otro para entenderle más y que no resulte tan imprevisible.

2 comentarios

  1. No existe un manual de instrucciones para recuperar a una persona después de la ruptura. Lo único que puedes hacer es mostrarle tu cariño a través de los hechos y respetar su voluntad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *