Cómo ser un gran amigo en los instantes felices


Un amigo íntimo es aquel que comparte tantos momentos contigo que te conoce realmente bien. Conoce tu forma de ser, tu puntos débiles y tus fortalezas. Pero además, es un amigo que está ahí cuando tienes una buena noticia que celebrar y notas la ilusión en sus ojos por ese momento personal. ¿Cómo ser un gran amigo en los intantes felices si es tan vital como serlo en los momentos difíciles?

Estar presente en la vida del otro

Un buen amigo es aquel que está presente en la vida del otro y cuando surgen planes especiales no pone excusas para ausentarse justificando que tiene mucho trabajo o que no puede asistir por otros motivos. Cuando estas ausencias son puntuales no pasa nada pero cuando se convierten en norma muestran falta de interés (siempre existen excepciones a la norma). Por tanto, para ser un buen amigo en los momentos felices es bonito que te impliques en compartir con la otra persona momentos significativos, por ejemplo, los cumpleaños. La presencia muestra uno de los valores más importantes vinculados con el cariño: la compañía desinteresada. Decidir libremente estar en ese momento junto a la otra persona porque es importante para ti.

Cero envidia

Un buen amigo es aquel que de verdad se alegra con el corazón por las cosas buenas que le suceden al otro. Por este motivo, es importante evitar la envidia y felicitar con el corazón al amigo en sus éxitos. Para reducir la envidia conviene practicar la premisa de evitar las comparaciones personales porque nadie es mejor que nadie. Cada ser humano tiene su camino.

Demuestra tu alegría

Lo natural es sentir alegría por las alegrías del otro. En ese caso, demuestra que de verdad estás muy contento. Por ejemplo, en la fecha de cumpleaños de tu amigo puedes regalarle una tarjeta de felicitación en la que expreses todo tu afecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *