Cómo dejar de sufrir por no tener pareja

hombre-de-ojos-azules
Una de las causas de sufrimiento que puede experimentar una persona es una situación presente que rompe con su proyecto de vida visualizado a nivel ideal. Cuando el deseo de vivir una relación estable no se materializa en la realidad, esta circunstancia puede producir preocupación a quien observa cómo a su alrededor, otras personas sí viven esta experiencia. Mientras tanto, el sentimiento de soledad crece. ¿Cómo dejar de sufrir por no encontrar el amor?

El amor forma parte de tu vida

El sufrimiento de quien experimenta esta vivencia está muy vinculado con la visión de un amor contextualizado en el ámbito de la pareja. Sin embargo, el lenguaje del amor trasciende a este escenario. El amor está en la familia, en la amistad, en la vida, en la autoestima… Por tanto, intenta observar los momentos felices desde la gratitud.

Ayuda psicológica

Cuando una persona sufre de manera recurrente por no encontrar pareja, puede dar el primer paso de pedir ayuda psicológica para incrementar la comprensión en torno al origen de este dolor emocional, desarrollando una nueva respuesta de esperanza. El hecho de no tener pareja no es un motivo de soledad universal, sin embargo, algunas personas sí pueden sentir este hecho como motivo de desilusión recurrente. En este caso, puedes transformar tu realidad mediante tu propio cambio interior identificando las creencias limitantes sobre la felicidad que te están condicionando.

pared-en-color-azul

Comparte tu vida con los demás

En esta experiencia de compartir el presente con tus amigos, también puedes aprender de otros relatos personales. Por ejemplo, puedes observar que la felicidad no se encuentra en el hecho de encontrar pareja a través del testimonio de tantas personas enamoradas que conviven con sus propias dificultades. El mensaje idealizado de distintas películas de amor romántico muestra una visión distorsionada de la vida. Por el contrario, las conversaciones con los demás muestran el humanismo de la existencia real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *