Cómo afrontar un cambio de pareja


Normalmente, el mayor obstáculo para cualquier cambio es el miedo. Sin embargo, los cambios forman parte de la dinámica de la vida y aportan elementos positivos al crecimiento personal. Sigue estos consejos para afrontar un cambio de pareja con naturalidad. La vida da muchas vueltas, las personas cambian, los sentimientos también. El amor se puede terminar o quizás tengas la suerte de descubrir otra persona con la que puedas ser más feliz. Cambiar de pareja no tiene que suponer un problema para mejorar tu situación sentimental.

Sé sincero contigo mismo. Uno de los factores más importantes para poder desencadenar un cambio de pareja es la sinceridad con uno mismo. En determinados momentos de la vida es necesario que no te engañes y que aceptes la nueva situación con responsabilidad. Recuerda que la decisión es tuya y que puedes hacer daño a tu pareja actual si no se lo espera. Luego seguramente no puedas volver atrás, por lo que tienes que estar muy seguro de lo que haces.

Anticipa los posibles riesgos. Los cambios muchas veces suponen perder el control, encontrarte en una nueva situación impredecible en la que será necesario que pongas todo de tu parte para que el cambio sea un éxito. Debes aprender a convivir con el riesgo de que algo falle. Un muy buen modo de hacerlo es minimizando los peligros. Ten la máxima información posible y adelántate a los acontecimientos.

Piensa el cambio como una oportunidad. Los cambios ofrecen la oportunidad de mejorar tus posibilidades y de aprender más sobre ti mismo. Entiende que son una nueva opción con la que se te abre una oportunidad para aprender o para cambiar algo que te hará crecer y ser más feliz. El cambio dejará de ser un hecho temido si lo haces con seguridad.

Visualiza lo que deseas. Si tienes claro el objetivo al cual deseas llegar, es probable que puedas incorporar los cambios para tu beneficio. Ten una visión clara de tu futuro como pareja, acepta los riesgos y las consecuencias, y ya nada podrá interponerse en tu camino. Con tu objetivo en mente, seguramente sabrás cómo cambiar de pareja de forma comprensible para los demás.

Expresa cómo te sientes. Comparte este proceso con alguien que esté viviendo una situación similar o que esté cercano a ti y pueda comprenderte. No dudes en comunicarle cómo te sientes, busca apoyo en la persona adecuada y tendrás la fortaleza necesaria para afrontar la nueva relación.

Durante los primeros días evita hacer lo mismo que hacías antes con tu ex pareja. Hundirte en la rutina puede ser una de las mayores barreras para lograr una flexibilidad hacia los cambios. Por ello, prueba con incorporar cosas nuevas: levántate más temprano o más tarde, visita nuevos lugares, cambia de trabajo si puedes, come en restaurantes diferentes. De este modo tendrás más experiencia para enfrentar otros cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *