Causas de la soledad


La soledad es un sentimiento interior que duele de forma notable cuando no es elegido y cuando esta sensación es habitual. Una de las principales causas de soledad es mantener relaciones superficiales, vínculos que no rozan la intimidad del contacto interpersonal verdadero. Desde este punto de vista, conviene puntualizar que una persona puede estar integrada en su entorno más cercano y tener relaciones sociales, sin embargo, si algunos de estos vínculos no son profundos, entonces, se produce la soledad. Aristóteles define la amistad verdadera como “un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas”.

Otras causas de soledad

Hacer amigos verdaderos no siempre resulta sencilo. Por esta razón, también puede ocurrir que una persona esté rodeada por amigos que no son una buena influencia. Así ocurre, por ejemplo, cuando existe algún tipo de dependencia emocional. O cuando una persona es consciente de que no se siente bien en compañía de ciertos amigos pero mantiene esas relaciones por miedo a quedarse sola. En ocasiones, es muy importante conquistar la propia libertad para cerrar ciertas puertas y abrir otras nuevas sin quedar condicionado por el miedo.

La soledad también puede ser fruto de la toma de decisiones inadecuadas, por ejemplo, existen personas que se encierran en sí mismas tras haber vivido una decepción. Personas que rechazan con frecuencia propuestas de planes de amigos hasta que, un buen día, los amigos se cansan de llamar y recibir siempre una negativa.

La soledad en el amor

La soledad también puede ser un síntoma de estar encerrado en una relación de pareja en la que existe una dependencia marcada por la falta de libertad. Cuando el amor no es de verdad, entonces, surge la soledad en aquel que siente que tiene que renuciar a tanto por mantener esa relación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *