Música durante la boda


La música se ha convertido en uno de los imprescindibles que debe estar presente en cualquier boda. La duda de los novios llega a la hora de la elección: DJ o un pequeño grupo. Para ayudaros en vuestra elección final, aquí tenéis unos cuantos pros y contras de cada uno:

1.- Grupo musical
Pros
Verdaderamente, hay muy pocas cosas comparables a la música en vivo. Mucha gente se emociona mucho más escuchando un solo de guitarra en directo que escuchando ese solo grabado. Los músicos pueden cambiar el tempo de las canciones para así animar o relajar a los invitados.

Contras
El principal, y con los tiempos que corren más, es su elevado precio de contratación. Algunas bandas sólo tocan determinados estilos, por lo que encontrar el que más se adapta a vuestras necesidades puede ser muy complicado. Los músicos van a necesitar hacer descansos, así que debéis tener un CD preparado para ponerlo en esos momentos.

2.- DJ
Pros
La mayoría de los DJs tienen bibliotecas de cientos e incluso miles de canciones. Eso significa que la música que vaya poniendo coincidirá con los variados gustos de los múltiples invitados. La música no parará en ningún momento: brindis, corte de pastel, etc.

Contras
Cuidado con contratar un DJ aburrido o peor aún, el de piloto automático. Debido a que muchos DJs de bodas tienen sus propias rutinas, estos pueden llegar a ser muy aburridos. Asegúrate de reunirte con la persona que en realidad va a realizar esa función durante la boda y dejar claro que es lo que queréis que suene durante el evento. Muchas veces se contrata ese servicio y aparece alguien que no tiene nada que ver con tus gustos.

Redactar los votos matrimoniales


Aunque cada día se utilizan menos, todavía hay parejas que quieren que sus votos matrimoniales tengan el protagonismo que merecen el día de su boda. ¿Quieres saber cómo escribir tus votos matrimoniales? Aquí tienes unos cuantos consejos que te pueden ayudar:

1. Comience cogiendo unas hojas de papel. En una de las hojas, escribe en la parte izquierda los números del 1 al 10. Ahora, sin detenerte a pensar en ello, rellena esos diez espacios. Escribe lo primero que te venga a la mente.

2. Párate a pensar en ti. ¿Qué es lo que aportas a esa unión? ¿Qué promesas quieres hacer? Piensa sólo en 4 ó 5 cosas que le quieras prometer a esa persona tan especial con la que deseas pasar el resto de tu vida: Prometo estar en lo bueno y en lo malo, te prometo fidelidad, prometo apoyarte, compartiré todo lo que tengo contigo, etc.

3. Piensa en la palabra que utilizarás para hacer referencia a tu pareja: amado, marido, esposo, el socio de mi vida, etc.

4. Después de realizar los pasos anteriores, seguro que tienes un par de hojas escritas, pues bien, ha llegado el momento de que te relajes un poco y pienses en alguna frase divertida que quieras añadir a ese momento tan solemne. Piensa que esa frase os ayudará a relajaros a los dos.

5. Cuando hayas terminado, pregúntale a tu pareja sobre sus votos. Tal vez quiera poner los mismos que los tuyos. Lo mejor es que cada uno los hagáis diferentes para hacer ese momento de la ceremonia mucho más entretenido.

Elegir el ramo de novia


Las flores influyen en gran medida en el ánimo de las personas, tienen la capacidad de transmitir emociones según se las utilice en distintas ocasiones. Especialmente en las bodas, la novia elige un ramo que mejor defina su personalidad, pero al mismo tiempo debe conjuntar con el estilo del vestido y la decoración de la boda.


Si llevarás un vestido de color blanco o en tonos mate, nuestra recomendación es comprar un ramo formado por flores en tonos oscuros y fuertes, como el violeta, azul y rojo.


Si vestirás en tono ocre o blanco sucio, elige un ramo con flores de tonos pasteles, amarillos o marrones.


Si tu vestido es sencillo, sin demasiados detalles, la mejor opción es un ramo grande y de cascada que realce tu figura.


Si eres una persona alta y delgada te puede favorecer mucho un ramo voluminoso y con cola o cascada.
SEGUIR LEYENDO «Elegir el ramo de novia»

Claves para un buen discurso de boda


Los discursos en las bodas se han convertido en habituales en toda España. Además del sermón del cura de turno o las palabras del concejal del ayuntamiento, esta tradición tan anglosajona va ganando adeptos aunque su elaboración no es tan sencilla. Hoy os queremos dar algunas claves para que ese discurso sea impecable y os ganéis la ovación de los asistentes. Tomad nota y recordad que es el padrino el que suele darlo:

1- Prepáralo con mucha antelación. Hacerlo a última hora puede ser lo peor. Aunque dicen que la improvisación es muy bonita, seguro que en ese día tan especial querrás tenerlo todo bien preparado.

2- No te hagás pesado con el discurso, no puede ser en ningún caso muy extenso. Seguramente habrá mucha gente en el enlace y mantenerlos a todos atentos no será nada fácil si tu discurso dura muchos minutos.

3- Mezcla la emotividad con el humor. Ser emotivo en una boda está bien, pero no olvides que es un día de felicidad y el humor también tiene cabida.

4- El discurso siempre se tiene que leer de pie. Se tiene que ver la cara de quien discursa, es muy feo que alguien lea un discurso sentado y mirando el papel.

5- Deja clara cuál es tu relación o parentesco con los contrayentes.

6- Lo más importante: no bebas mucho antes del discurso, eso te podrá jugar una mala pasada y quedarás en ridículo. Eso sí, no olvides cerrar tu discurso reclamando un brindis y exclamando eso de «¡Vivan lo novios!»

Superar el estrés pre-boda


Irónicamente, uno de los eventos más importantes para las parejas, los preparativos de su boda, es una de las situaciones que más separan a las parejas. Muchas parejas se estresan y se sienten presionadas durante esta época de planificación. Se producen encontronazos entre los dos y la falta de tiempo hace que no tengan tiempo para disfrutarse mutuamente.

No os preocupéis, ya que esto sucede habitualmente. Es una época de cambios diarios, de búsquedas continuas, etc. y no todo el mundo consigue “pasar” esta situación sin ayuda. Lo más importante es que sepáis que los dos estáis ahí para ayudaros. Lo que debéis hacer es intentar mantener la calma y conseguir que las llamas de vuestra pasión no se apaguen. Podéis hacer algunas de las cosas que a continuación os proponemos:

1. Por lo menos tenéis que “reservaros” dos horas a la semana, para estar los dos solos y así poder conversar de otras cosas que no sea la boda.

2. Podéis intentar hacer alguna actividad juntos: ir al cine, realizar algún deporte, etc.

3. Aunque, por el contrario, debéis pasar al menos una hora a la semana planificando los dos los diferentes temas de la boda juntos. Intentad que la reunión sea en un bonito restaurante donde finalmente podáis contaros que tal os ha ido el día.

4. Intentad quedar con vuestros amigos comunes. Podéis preparar una agradable cena en casa que os ayudará a olvidaros del estrés de los preparativos de la boda.

5. Regalaros un fin de semana en alguna casa rural o en algún sitio donde los dos logréis desconectar de toda la planificación del evento.

Elegir un vestido de novia


Se acerca el gran día y son muchos los detalles que debemos tener en cuenta antes de escoger el vestido que llevaremos el día más especial de nuestra vida. En una boda siempre lo más comentado es el vestido de la novia, por eso debemos elegir con tiempo el traje que siempre habíamos soñado para nuestro casamiento, empezando por las telas que se usarán, hasta los complementos que llevaremos.

El vestido siempre debe ser fiel a tu estilo, acorde con tu carácter y que resalte los detalles positivos de tu cuerpo. ¿Cómo saber cuál es tu vestido e novia ideal? Requiere mucha paciencia. Lo ideal es buscar una buen modista o diseñador de ropa especialmente especializado en vestidos de novia, en el caso de que quieras que se lo diseñen, pero en caso de comprarlo también podemos encontrar vestidos muy bonitos y que se adapten perfectamente a nuestras curvas.
SEGUIR LEYENDO «Elegir un vestido de novia»

Incorrectas proposiciones de matrimonio


Seguro que alguna vez te lo has imaginado: llega al lugar en el que estás, arrodilla a tus pies y te ofrece su amor eterno pidiéndote que te case con él. ¡Qué bonito! Pero, muchas veces, los sueños… sueños son. En la actualidad se ha perdido mucho del romanticismo que existía antaño, además, hay gente que se caracteriza por su mal gusto. Aquí tienes algunos ejemplos de cómo no se debe pedir la mano a alguien.

– Termina un partido de futbol en el que ha ganado su equipo y te pide que te cases con él. ¿Qué hubiera pasado si su equipo hubiera perdido? Mejor no peguntes.

– De viaje en un inolvidable lugar como Las Vegas, te pide que os caséis en plan Elvis. Sí, sí, pero no sólo con una boda rápida, sino los dos disfrazados de Elvis y Priscilla. Debería saber que tu sueño es casarte de blanco en una bonita iglesia, rodeada de la gente que te quiere.

Cena de navidad. Imagínate, además a decidido invitar a gran parte de su familia a la que ni siquiera conoces. En medio de la cena se levanta y te pide que te cases con él. ¡Qué bochorno!

– Lo hace a través del móvil estando de despedida de soltero de un amigo. Durante la llamada te cuenta, bastante borracho, que lo ha estado pensando y que él también quiere casarse como su amigo.

– Sabe que tú eres una chica de ciudad, y decide llevarte a un camping, perdido, medio desértico, donde ni siquiera hay baños y donde finalmente comienza a llover y tienes que pasar horas y horas dentro en la tienda de campaña.

La importancia del vestido de novia


La elección de un correcto vestido de novia se puede convertir en un bonito regalo para una de tus hijas. Una cuidadosa y profesional conservación de tu vestido puede convertirse en toda una reliquia para la familia. Aparte de la alegría de ver a tu hija casarse, probablemente no hay experiencia más conmovedora para una madre que a ver a su hija caminar por el camino hacia el altar usando el mismo vestido que ella había llevó el día de su boda.

En algunas culturas, es habitual que los vestidos de boda pasen de generación en generación. En las sociedades occidentales modernas, sin embargo, es una tradición que está perdiendo bastante fuerza, pero que no parece que vaya a desaparecer. Si quieres que es tradición forme parte de tu familia, aquí tienes algunos consejos que te pueden ayudar a la hora de elegir “vuestro” vestido:

– Elige un vestido con un estilo clásico. Un vestido muy de moda será atractivo en ese momento, pero con el paso del tiempo estará “pasado”. Por ejemplo, un estilo princesa de línea clásica es probable que no pase de moda. Observa que sea fácil añadir o quitar elementos, así podréis darle un aire nuevo el día de la futura boda.

Colores clásicos. Si bien, los vestidos de novia en colores pasteles están muy de moda, no sabes que colores se van a utilizar dentro de unas décadas. Intenta elegir un color blanco puro o un marfil.

– Fíjate en la facilidad para modificar el tamaño del cuerpo del vestido. Es poco probable que el cuerpo de tu hija coincida con el tuyo.

Decoración de la boda pensando en los invitados


La mayoría de las personas creen que la parte más estresante de una boda es el momento de la ceremonia, pues bien, si lo piensas detenidamente te darás cuenta de que la verdadera boda empieza cuando todos salen de la ceremonia y se dirigen al lugar de celebración. La recepción de los invitados es muy importante. Las siguientes sugerencias son, principalmente, para una boda tradicional formal.

1. Las primeras impresiones son las más duraderas. Debes transmitir a tus invitados que todo está pensado para que todos lo pasen muy bien. La entrada al lugar puede estar decorada con un elegante pasillo de velas y bonitas plantas y flores alrededor.

2. Una vez que tus invitados han entrado podrán ser dirigidos al lugar donde se tienen que sentar. Actualmente se suele dar, antes de entrar, un plano de situación para que ellos mismos se distribuyan.

3. Prepara una mesa para los regalos. Nadie tendrá que pasar el corte de ir a entregar su regalo o el sobre del dinero cuando el resto esté mirando. Prepara una mesa para que dejen los regalos allí. También puedes poner una cestita para que depositen los sobres de dinero.

4. Decora las mesas de invitados. Recuerda que deben estar muy cómodos. Un bonito detalle central servirá para que, al finalizar la fiesta, puedas hacer un regalo a alguien que esté en la mesa. Cuidado con las flores y las alergias.

5. Servilletas de tela. Estas servilletas son las más elegantes. Podéis pedir que las coloquen de diferentes formas.

Organizar una boda Gay


La verdad es que organizar una boda entre homosexuales es igual de difícil que organizar una boda entre heterosexuales, aunque mucha gente está equivocada y piensa que existen diferencias. Si en lo que te voy a contar a continuación ves alguna diferencia ¡dímelo!

– Tiempo necesario para la planificación
Una ceremonia puede tardar entre 10-12 meses en organizarse.

– Calendario de la organización
Lo mejor es que os organicéis con un calendario donde cada mes planifiquéis diferentes etapas de la boda. Una buena estructuración sería de: 10-12 meses antes/6-10/4-6/2-4/2-8 semanas antes/1-2 semanas antes/1 día antes.

– Tipo de Ceremonia
Aunque sea una ceremonia por lo civil, ¿cómo queréis que sea? Los dos vestidos de blanco, de sport, contratando un lugar especial, etc.

– Itinerario
El día de la ceremonia deberéis tener un itinerario para los invitados y el día en general. Si la celebración se va a realizar en un lugar diferente al de la ceremonia dejad claras las horas de los traslados para que no haya ningún problema.

– Presupuesto
Tomaros vuestro tiempo para planificar cuidadosamente el presupuesto que vais a invertir en vuestra boda. Tener en cuenta el número de invitados, el lugar, los servicios que vais a contratar aparte, las fotografías, los anillos, la ropa, etc. Una manera que os puede ayudar a esta planificación es adjudicar una cantidad determinada a cada aspecto necesario de la boda. Intentad no saliros de los límites que os habéis marcado.

– Localización
Por supuesto, la ubicación de la ceremonia debe ser un lugar especial para ti y tu pareja, sin embargo, considera elegir una ubicación central para todos los invitados.