Abaratar los gastos de la boda


Por fin, habéis puesto fecha para el día de vuestra boda y, ¿ahora qué? Actualmente muchas parejas ven como un verdadero problema empezar a organizar su boda, principalmente por las cargas financieras. Pagar cantidades elevadas por un día de celebración puede convertirse en un verdadero problema. Lo creas o no si os planificáis bien, disfrutar de vuestro día rodeados de vuestros seres más queridos no tiene por qué suponer un gasto impresionante.

En primer lugar, debéis empezar a pensar en las personas que conocéis: amigos decoradores, fotógrafos, estilistas… seguro que su ayuda os permite ahorraros bastante dinero. Olvidaros de contratar los servicios de restauración y unos fotógrafos carísimos. Con una simple llamada telefónica, seguro que alguno de tus amigos te echa una mano.

En vez de planificar una boda multitudinaria, pensad en organizar una pequeña reunión familiar. Si en vuestra casa no tenéis suficiente espacio, seguro que algún familiar os presta esa casa tan bien situada que tiene en el campo. Recordad que, al fin y al cabo, ese día querréis estar en un sitio acogedor rodeados de la gente que os quiere. Deberéis calcular el número de invitados, ya que, cuantos menos invitados sean menos gastos tendréis.

Lo mejor es que realicéis una lista de invitados y comencéis tachando a las personas que hace más de cinco años que no veis. Invitar a gente que hace demasiado tiempo que no veis puede ser más problemático, ya que además del gasto, tendréis que estar muy pendientes de si están a gusto o no. Posteriormente, revisar el tema de las invitaciones. Algunas imprentas online tienen muy buenas ofertas y os permitirán ahorraros un montón de dinero.

Todo por una boda original


Se aproxima el día tan esperado para los dos pero todavía dispones de tiempo para los preparativos. Todo ha de estar impecable y los detalles originales tienen que convertir la ceremonia en un recuerdo inolvidable.

Lo mejor es que acudas apresuradamente a alguna de las 30 citas anuales que tienen lugar en diferentes puntos del territorio español… Expoboda, Expocerimònia, Fenova, Badamarket, Nupcial, Salón Internacional NoviaEspaña, las Mil y una Bodas, etc.

Selecciona un tema que signifique “algo especial” para ti y haz girar en torno a él toda la organización del evento. La música, la decoración, la animación, el lugar del banquete… Deben destacar por su singularidad.

Una buena recomendación es recurrir a la huella que ha dejado la historia a través de los castillos. Adaptar cada uno de los elementos para la puesta a punto de tu boda, dejará impactado a más de uno. Y si lo que deseas es dramatizar la situación recuerda a tus invitados que acudan vestidos con atuendos medievales. Los distintos paradores ubicados en ciudades características de España albergan castillos peculiares. A muchos de ellos les acompaña un escenario rural rodeado de hermosos parajes con ríos, árboles y senderos.

También puedes contratar el servicio de un catering que consideres que invierte en calidad y dedicación para no descuidar el más mínimo detalle culinario. Si has elegido para la ambientación la Edad Media, documéntate sobre los aspectos alimenticios propios de esa etapa histórica y transmítelos a los cocineros encargados de elaborar el menú.

Aunque ya tengas una visión de conjunto, te sugerimos que centres tu atención en dos detalles más: las flores y las invitaciones de boda. Dicen que la presencia de flores simboliza los motivos de tener algo por lo que vivir. Cada flor esconde un significado especial ¡Haz que tu flor favorita presida con fuerza cada rincón de la ceremonia! Las invitaciones estarán confeccionadas acorde con la sintonía de la época, incorpora imágenes de los novios con trajes, por ejemplo del siglo XV, y escribe unos versos que incluyan vocablos de antaño.

Los invitados de la boda


Seguro que llevas mucho tiempo soñando con el día de tu boda ¿saldrá todo bien? ¿Qué tal se lo pasarán los invitados? Tus invitados son una parte imprescindible del evento y debes intentar por todos los medios que estén muy a gusto y que también sea un día inolvidable para ellos. Compartir ese momento con ellos es muy especial y se lo debes hacer saber.

Para “premiar” su compañía, puedes intentar buscar detalles que les sorprendan y que les agraden. Una buena idea, por ejemplo, es la de decorar las mesas en las que se sientes con fotos vuestras junto a ellos. Vacaciones, cumpleaños, fiestas, etc. seguro que tienes fotos de todos estos eventos que os permitirán pasar un buen rato recordando los momentos tan divertidos que habéis pasado.

Últimamente, se está poniendo de moda el dejar cámaras desechables en las mesas de los invitados. De esta forma, ellos mismos podrán hacer todas las fotos que quieran durante la celebración de vuestra boda. Imagínate lo bien que lo pasaréis cuando reveléis las fotos y las veáis todos juntos. Si quieres dar un enfoque más sentimental a la celebración, prepara un bonito video o una serie de diapositivas donde se muestren vuestros mejores momentos.

No sólo podéis aparecer vosotros en el video, sino también vuestros invitados. Cuando os acerquéis por las mesas para hablar con ellos, coged la invitación de la boda y dedicarles unas bonitas palabras agradeciéndoles su asistencia a un día tan especial para los dos. También podéis repartirles algún regalito que les resulte práctico y les sirva de recuerdo.

El mejor amigo del novio


Aunque no se le pueda considerar una dama de honor, un buen acompañante el día de la boda para el novio os quitará un montón de trabajo. Aunque tu futuro marido vaya de “durito” y te diga que a él no le hace falta nadie, lo mejor es que hables con su mejor amigo para que no se separe de él durante todo el evento. Durante los momentos de nervios y tensión, su amigo será un gran apoyo moral. Explícale a este amigo cuáles serán sus funciones:

– Por encima de todo, tendrá que estar allí como apoyo moral. Si el novio empieza a sufrir algo de ansiedad, él será el encargado de calmarle.

– Si también es el encargado de organizar la despedida de soltero, pídele que no terminen muy tarde (si es el día anterior a la boda) y que esté pendiente de lo que bebe tu pareja.

– Cuando el novio vaya a vestirse es mejor que le acompañe. Estando juntos podrán hablar sobre otros temas y así el novio no tendrá que estar pensando sólo en la boda.

– Aunque luego al altar, le acompañe algún familiar, deberá estar pendiente de los horarios y conseguir que el novio llegue a la hora prevista a la iglesia. Es la novia la que puede llegar tarde.

– Una vez terminada la ceremonia y cuando ya estéis en pena celebración, recuerda realizar un brindis en honor a ese chico que tanto os ha ayudado.

Regalos para las damas de honor


Una boda es un momento especial para todo el mundo: la novia, el novio, los familiares… y también para las damas de honor. Como muestra de tu agradecimiento por todo lo que han hecho para que el día sea aún más memorable, debes intentar buscar un regalo para ellas. Intenta que sea algo personal. Los regalos para las damas de honor se dan, normalmente, en una cena de ensayo que tiene lugar antes de la boda.

Los regalos pueden ser tan innovadores como prefieras. Intenta que duren en el tiempo para que el recuerdo se mantenga siempre vivo. La mayoría de las chicas adoran las piezas de joyerías, por lo que una pulsera o un bonito colgante, pueden convertirse en unos regalos inolvidables. El problema es, que este tipo de regalos puede parecer algo impersonal y salirte bastante car. Aquí tienes una lista de regalos que, tal vez, te puedan ayudar en tu elección:

– CDs personalizados
Aunque te lleve algún tiempo prepararlos todos intenta personalizar cada uno de ellos. Intenta recordar las canciones que más les gustan a cada una de ellas y grábaselas. Recuerda que puedes poner una dedicatoria en cada una de las cajas.

– Cajas de recuerdos
Compra unas bonitas cajas e introduce en su interior fotos, cartas y todos aquellos objetos que se te ocurran y que os recuerden vivencias pasadas.

– Foto enmarcada
Un marco bonito, puede convertirse en un regalo bonito pero, lo que le convertirá en especial es una foto con la persona a la que se lo regalas. Selecciona una imagen de las dos en algún momento de vuestras vidas.

Las invitaciones de boda


Las invitaciones deberían enviarse como mínimo un par de meses antes de la boda. Si retrasamos excesivamente el envío, es probable que algunos invitados no puedan acudir por haber concertado compromisos previos.

Siempre resulta preferible entregar las invitaciones de boda mano; la invitación es más personal. Pero siempre no será posible. En estos casos se debe recurrir al correo para su envío. Debéis incluir el remitente en el sobre de la invitación. Así podremos saber cuales han podido ser entregadas, y cuales no para evitar malentendidos de última hora.

– Si la confirmación puede ser vía postal, además de telefónica o en persona, es buena idea incluir dentro del sobre una tarjeta de respuesta estándar en la que el invitado solo deba escribir su nombre. De este modo le simplificamos la tarea.
Si en alguna esquina de esta tarjeta incluimos un código numérico podremos identificar la tarjeta aunque el invitado haya olvidado escribir su nombre en ella. En ocasiones sucede.

– Los hijos pequeños pueden ser incluidos en las invitaciones dirigidas a sus padres, pero aquellos que superen los dieciséis años deberían recibir su invitación propia.

– Envía primero las invitaciones de boda de aquellas personas cuya asistencia consideres imprescindible. Deja para el final cuando ya estés recibiendo las respuestas, las invitaciones de aquellas personas que te gustaría que asistieran, pero sólo si hay plazas disponibles.

– Cuando se encargan las invitaciones a la imprenta siempre es bueno imprimir un número mayor de las realmente necesarias. De este modo tendremos de sobra ante invitados de última hora.

Despedida de solteros conjunta


La despedida de soltero/a es una experiencia que la mayoría de las personas casadas han vivido antes de la boda. Por lo general suele organizarse al novio por un lado con sus amigos, y la novia por otro, con las amigas y/o familiares cercanos.

Pero a la hora de la verdad la idea de vivir la última fiesta de la soltería por separado, puede suponer un obstáculo para que ambos la disfruten por completo.

Esto puede ocurrir por varios motivos y dependerá de cada pareja, pero lo más habitual es porque se sienten celosos e inseguros y piensan que si no están juntos, la otra persona puede caer en la tentación y serle infiel.

La despedida de solteros debe ser una fiesta y no una tragedia. Por ello organizarla en conjunto, puede ser la mejor forma de evitar problemas entre novios celosos y posesivos El hecho que la despedida se haga en común para los dos novios, no implica que deba ser aburrida.

Si se cuenta con algo de dinero, existen variadas opciones para organizar la fiesta como ir a algún restaurante, pubs, discos, etc; donde los homenajeados tengan una atención especial haciéndolos participar en distintos shows (por ejemplo).
Si la intención es gastar poco, podés organizar la despedida en casa de alguno de los invitados. Podéis decorarla con guirnaldas y carteles con mensajes para los novios.

En cuanto a la comida y bebida lo mejor es que los hombres lleven la bebida y las mujeres la comida. Es lo más económico y sencillo de organizar.

También podéis incluir juegos para que participen todos los invitados como el de “beso, atrevimiento o verdad” o incluso podéis organizar una fiesta temática de disfraces donde los novios tengan el papel protagonista.

Decidir el menú nupcial


Los preparativos de una boda conllevan para los novios, empezar a organizarlos con bastante tiempo de antelación (al menos un año antes), para evitar sobresaltos de última hora.

Entre ellos está la selección del menú. Conseguir que se ajuste a las expectativas de los novios y de los invitados, suele traer muchos quebraderos de cabeza. Para que no tengáis problemas a la hora de componer el menú nupcial, seguid estas pautas:

Copa de bienvenida
En estas recepciones se deben servir canapés ligeros con el fin de no llenar el estómago de los asistentes antes de tiempo. Aquí caben desde pequeñas croquetas, hasta tartaletas con cremas de queso, salmón o caviar, etc. Por supuesto, todo ello regado con vino, cerveza o algún refresco.

Marisco
El marisco es parte imprescindible de todo menú nupcial. Por lo general, unos langostinos, cocidos o a la plancha, o unas cigalas, son una buena opción. Si los quieres con un toque elegante, puedes pedir saquitos atados de gambas y ajos tiernos.

Carne, sorbete y pescado
Actualmente, suelen servirse las dos opciones es decir, carne y pescado separados por un sorbete de cava. El más conocido es el de limón, pero ya no es el único.
Los pescados ofrecidos van desde la lubina hasta merluza, pasando por rape, rodaballo o lenguado. Lo importante es la salsa con la que se aderece.

En cuanto a la carne, depende mucho de la zona geográfica donde se realice la boda. Por ejemplo, si es en Ávila, un buen chuletón no puede faltar. Si hablamos de Segovia, el cochinillo es el plato estrella. El cordero también es una opción muy acertada al igual que el solomillo.

El postre
Sigue siendo frecuente ver la tarta nupcial entre los postres. Lo normal es presentarla junto con algún helado que combine bien con ella.

Ideas para decorar el coche de boda


Si estás a punto de casarte, no olvides la decoración de tu coche de bodas para salir de la ceremonia por todo lo alto. Decorar un coche para el casamiento es algo muy tradicional, la pareja tiene marcharse junta hacia el banquete y durante ese trayecto todo el mundo debe darse cuenta que en ese coche hay un matrimonio recién casado. Toma nota de estas sugerencias y embellece tu automóvil para entrar y salir de la fiesta de la forma más elegante.

Lo primero que puedes hacer es escribir frases en el parabrisas como por ejemplo: «Recién casados«, “Ya somos matrimonio” o “Unidos para siempre”. Puedes recortar letras en cartulina y pegarlas sobre el parabrisas con una cinta para evitar que se despeguen. Otra solución con el mismo objetivo es usar polvo de tiza, mezclado con agua, y escribir sobre el vidrio con una esponja. Recuerda no obstaculizar la visión del conductor.

Ata en el paragolpes unas cuantas cuerdas de alrededor de medio metro y engancha objetos metálicos que hagan mucho ruido cuando el coche se ponga en movimiento. Seguro que todo el mundo se dará cuenta de que os acabáis de casar. Para preparar esta decoración tan clásica, realiza una perforación pequeña en unas latas de aluminio y pasa el hilo o alambre a través de ellas. Puedes utilizar varias latas por cada cuerda. Luego realiza un nudo para evitar que se pierdan por el camino. Si no puedes pegar cada extremo de la cuerda al paragolpes, átalas todas con un solo nudo y fija con cinta adhesiva asegurándote de que no se despegue.

Otra tradición antigua consiste en colgar dos pares de zapatos. Eso se hacía ahuyentar los malos espíritus y que los recién casados tuvieran suerte en el amor. También queda muy bonito inflar globos con helio y colócalos sueltos en el asiento trasero para que se queden elevados en el aire. Puedes hacer lo mismo y atar algunos globos al paragolpes trasero, al delantero y en la antena del coche colocar un banderín en la punta.

Si deseas algo más elegante, coloca flores o arreglos florales en distintas partes del vehículo. Es importante que las flores hagan juego con el color predominante en la decoración o complementos de la boda. También puedes colocar serpentinas de papel unidas a las manijas de las puertas y de los espejos retrovisores.

En el interior del automóvil puedes poner pétalos de flores y aromatizantes naturales para realzar la experiencia sensitiva. Para emociones más intensas, es buena idea pegar fotos de momentos bonitos de la pareja en una gráfica para colocar en las puertas del auto.

Consejos para un buen álbum de bodas


Una de las fotografías más importantes de tu vida es sin duda la que te harás en el día de tu boda. Si quieres que todo te salga perfecto, deberás tener en cuenta algunas cosas importantes. Un álbum de fotos será lo que te quedará después de que todos los invitados se hayan marchado, será un recuerdo muy bonito que tendrás guardado toda tu vida y que podrás mostrar con orgullo a tus descendientes.

Lo primero que tienes que hacer es elaborar una lista con las fotos que creas que son imprescindibles. Gracias a esta lista el fotógrafo tendrá una idea de cuáles son tus prioridades y tus gustos, lo que le permitirá trabajar con más seguridad. Todas las fotografías son muy importantes, desde las que se hacen cuando estás arreglándote hasta las que se hacen cuando vas a cortar la tarta.

Antes de que la boda empiece, tendrás que decidirte por un estilo para el álbum de fotos. Aunque en un principio estarás un tanto desorientado, es importante que muestres cuáles son tus preferencias. Esto ayudará a que al final el trabajo resultante sea del agrado de todos o, por lo menos, de los más interesados.


El fotógrafo se tiene que convertir en un paparazzi profesional. Tiene que ser capaz de captar instantáneas de todo tipo, no importa lo que se fotografíe y la forma en que se haga. Los pequeños detalles son muchas veces los más bonitos, los que se recuerdan durante mucho tiempo. Un padrino nervioso esperando a la novia o los niños portando los anillos son momentos muy especiales.
SEGUIR LEYENDO «Consejos para un buen álbum de bodas»