El aniversario de bodas


Una estrecha convivencia puede mantener armoniosa la relación o deteriorarla desembocando en la ruptura. Pero, todo matrimonio bien avenido desea es conservar la llama eterna del amor.

En el momento de la etapa del enamoramiento, en los instantes de la consolidación de la vida en pareja, la química cerebral de hombres y mujeres influye en el matrimonio. El secreto reside en afrontar con éxito cada una de los obstáculos que se presenten en el matrimonio.

Hay quienes llevan juntos un largo recorrido. No sólo están las Bodas de Plata para aquellos que han cumplido 25 años en perfecta armonía. Las Bodas de Oro hacen alusión a los 50 años de vínculo amoroso. Y también algunos afortunados pueden celebrar las Bodas de Roble (80 años), las Bodas de Mármol (85 años), las Bodas de Granito (90 años) y las Bodas de Onix (95 años).

Es bello escuchar con detenimiento cómo ciertas esposas coleccionan tarjetas y cartas de aniversario que sus esposos les enviaban por el día de su aniversario de boda. Eran tiempos difíciles y la distancia se imponía entre los amantes, por eso se recurría de una forma abrumadora al placer de la escritura.

También se pueden encontrar pequeños actos de amor en el día del aniversario de boda reuniendo a toda la familia: Abuelos, padres, hijos y nietos sentados al calor de una mesa, listos para empezar a conversar y hacer demostraciones afectivas a cada uno de los miembros de la familia.

Porque los detalles alimentan una relación, cuida todo tipo de detalles, ya sean negativos o positivos… De todo se aprende. Si acostumbras a sorprender a tu pareja con un regalo inesperado, una cena romántica, conseguirás puntos a tu favor y el otro se sentirá verdaderamente amado. Aunque, recuerda que de lo que se trata es de amar incondicionalmente sin esperar nada a cambio.

Cómo armar una boda en tres meses


Siempre es mejor hacer las cosas con tiempo, a veces la confluencia de ciertos eventos diversos llevan a la necesidad de planificar tu boda en menos de tres meses. Para tenerlo todo listo en 90 días toma nota de estas cinco cosas elementales.


Reserva al sacerdote, rabino, ministro o un juez con potestad, siempre debes asegurarte concretar fecha con la persona indicada en el lugar correcto a la hora precisa. Por esta razón antes de planificar nada, debes confirmar la disponibilidad del maestro de ceremonias.


Reserva el lugar donde se va a celebrar la ceremonia y la recepción donde va a llevarse a cabo. Esto se consigue con bastante facilidad, lo cierto es que existen muchos lugares disponibles en plena temporada de casamientos, siempre que todavía falten unos tres meses, la anticipación mínima para preparar una boda completa. En ese casi será importante que seáis flexibles con respecto al lugar de ceremonia, seguramente habrán diversos sitios a valorar.


Compra los anillos. Es algo más que significativo. Busca algo que os guste a los dos, del tamaño correcto y grabado con la fecha de la boda. Mucho después de pasada la ceremonia, los anillos serán uno de los únicos recordatorios de ese gran día, así que deben ser una prioridad.


Consigue un fotógrafo para que ese día quede en el recuerdo pero también en imágenes. Quizás sea uno de los únicos recuerdos duraderos de tu boda, así que empieza a averiguar, entrevistar, seleccionar y reservar al profesional que se encargará de esta tarea cuanto antes.


Envía tarjetas para que los invitados reserven ese día. No puede faltar nadie. Es importante asegurarse de que las personas no tengan otros planes para ese día. Seguramente te va a hacer mucha ilusión que todos se enteren de tu boda tan pronto hayas reservado la fecha y lugar para el banquete.

Buscar un sitio original para la boda


Si estas preparada para decir «sí quiero» pero la idea de una ceremonia tradicional de iglesia no te convence demasiado, te damos algunas alternativas originales para celebrar la boda de tus sueños.


Piensa en las cosas que tienes en común con tu pareja. Esto será sin duda un punto de unión para encontrar un lugar perfecto.


Piensa en los sitios que han sido parte de sus encuentros, como el parque donde os conocisteis o el hotel donde te llevó por primera vez.


Busca o consulta sitios locales de interés, tienes muchas opciones. Por ejemplo, puede ser el zoológico o un parque temático, hay cientos de posibilidades que pueden considerarse para las bodas. Seguro que encuentras un sitio idílico para ese momento inolvidable.


También está muy de moda buscar lugares como reservas ecológicas, acantilados, veleros, playas, bosques, campos de golf o globos de aire caliente.


Considera la posibilidad de crear una boda temática y luego localiza una ubicación en la que pueda desarrollarse.


Recuerda que debe ser un sitio en el que se pueda acceder con facilidad, especialmente para que los invitados puedan asistir. Una boda en la montaña puede ser divertida pero quizás tu suegra no pueda subir allí.


No olvides asegurarte de que la persona que has elegido para realizar la ceremonia esté disponible en la ubicación que deseas.


Recuerda que deberás realizar las reservas con mucha anticipación para que el día señalado esté todo preparado.

Niños en las bodas


Los niños pueden hacer que una boda se convierta en una celebración mucho más divertida y simpática. Lo más probable es que los pequeños quieran formar parte de algunas de las actividades que haya que realizar antes, durante y después de la boda. Recuerda, cuando invites a parejas con niños, tendrás que saber tener más paciencia de lo habitual. Los pequeños no controlan sus emociones tan fácilmente como los adultos por lo que de repente la celebración se podrá “llenar” de carcajadas o de lágrimas.

Aunque los pequeños se caracterizan por un comportamiento inesperado no evites invitar a gente con niños pequeños. Estos pueden implicar algún tipo de problema, como por ejemplo retrasos o distracciones pero, no lo saques de quicio y sigue manteniendo el tipo en tu boda con normalidad. No te compliques demasiado con la planificación de todo lo que deben hacer los pequeños, es mejor que las cosas salgan de forma natural a que se fuerce a los niños a hacer cosas que en realidad no quieren.

Dependiendo de las edades de los pequeños asistentes, lo mejor es que hables con los papás acerca de sus gustos y de cómo suele ser su comportamiento normal en lugares cerrados. Asegúrate de que los papás hablan a los pequeños sobre su comportamiento en la boda. En general, la mayoría de los niños se aburren con el paso del tiempo y ellos mismos empiezan a intentar entretenerse realizando diferentes juegos. Intenta que estén entretenidos desde el principio para que no se puedan aburrir.

Una excelente solución para estos casos es comprar unas cámaras desechables y pedirles que sean ellos los que se encarguen de las imágenes de la boda. Verás cómo estos intrépidos fotógrafos os hacen pasar unos ratos estupendos.

Detalles para los invitados de una boda


Aunque, hoy en día, los preparativos de una boda suelen estar mucho más “vigilados” económicamente, agradecer a los invitados su presencia en ese día tan especial es, un imprescindible que no debe faltar. La pareja debe centrarse en el agradecimiento y en ofrecer como reconocimiento, algún regalo exclusivo. Lo primero que tienes que hacer es pensar en el presupuesto que vais a destinar para este propósito.

Una vez que ya habéis echado cuentas, lo mejor es que os pongáis a buscar regalos por Internet. Este es el lugar perfecto para encontrar una amplísima variedad y hacer perfectas comparaciones en los costes. Otro sitio muy visitado últimamente para realizar estas compras son las conocidas tiendas de “Chinos”. Si quieres algunas ideas, aquí tienes algunos regalos que seguro les encantan a tus invitados:

– Cestas de mimbre con algún dulce en el interior
– Simpáticas hueveras con la fecha del enlace y una divertida frase
– Recipientes para velas
– Pequeñas cajas de metal o de madera decoradas
– Tazas de café
– Copas de vino
– Platos decorativos pequeños
– Regaderas pequeñas de llamativos colores
– Frascos pequeños

Si eliges algún regalo en el que se puedan introducir otros objetos, como por ejemplo las cajas de madera, puedes llenarlos de:
– Caramelos en forma de corazón o chocolates
– Pequeñas velas flotantes
– Algunos jabones decorativos
– Paquetes de flores silvestres o algunas semillas con las instrucciones de plantación, envueltas en celofán de colores
– Bulbos de flores
– Aceite y sales de baño
– Pequeños botes de especias (canela, nuez moscada) y una receta que se pueda realizar con ellas

Decoración muy económica para bodas


Hoy en día, debido a la recesión mundial, muchas parejas deciden aplazar su boda por motivos económicos. Si decides finalmente casarte, lo mejor que puedes hacer es abaratar algunos costes. Actualmente, los pequeños bazares de todo a un euro, pueden convertirse en tu salvación a la hora de buscar decoración perfecta. A continuación, tienes unas cuantas ideas que te pueden ayudar a ahorrarte algo de dinero:

– Para decorar los centros de las mesas de los invitados compra velas estilo clásico. No son excesivamente llamativas, por lo que se convierten en el adorno perfecto. También, puedes comprar cuencos de cristal y llenarlos de agua. Luego introduce velas flotantes. Esta decoración seguro que queda de maravilla.

-Compra algunos cuencos de barro y flores de plástico para adornar la mesa principal.

– Revisa todos los artículos de regalo que puedan tener en la tienda y elige uno para regalárselo a los invitados. Puedes comprar unos marcos medianos y regalarlo con vuestra fotografía. La foto puedes imprimirla tú poniendo la fecha de la boda.

– El papel de seda podrá ayudarte a dar color a las mesas.

– Si decides alquilar un local diáfano, en este tipo de tiendas, también podrás encontrar manteles e incluso los cubiertos. No hace falta que los compres de plástico, seguro que encuentras algunos lotes de acero inoxidable por un buen precio.

– Compra bandejas desechables pero bonitas para los primeros aperitivos.

– No te olvides de comprar un libro de visitas en el que puedan firmar todos los asistentes. Seguro que encuentras uno a muy buen precio.

Abaratar los gastos de la boda


Por fin, habéis puesto fecha para el día de vuestra boda y, ¿ahora qué? Actualmente muchas parejas ven como un verdadero problema empezar a organizar su boda, principalmente por las cargas financieras. Pagar cantidades elevadas por un día de celebración puede convertirse en un verdadero problema. Lo creas o no si os planificáis bien, disfrutar de vuestro día rodeados de vuestros seres más queridos no tiene por qué suponer un gasto impresionante.

En primer lugar, debéis empezar a pensar en las personas que conocéis: amigos decoradores, fotógrafos, estilistas… seguro que su ayuda os permite ahorraros bastante dinero. Olvidaros de contratar los servicios de restauración y unos fotógrafos carísimos. Con una simple llamada telefónica, seguro que alguno de tus amigos te echa una mano.

En vez de planificar una boda multitudinaria, pensad en organizar una pequeña reunión familiar. Si en vuestra casa no tenéis suficiente espacio, seguro que algún familiar os presta esa casa tan bien situada que tiene en el campo. Recordad que, al fin y al cabo, ese día querréis estar en un sitio acogedor rodeados de la gente que os quiere. Deberéis calcular el número de invitados, ya que, cuantos menos invitados sean menos gastos tendréis.

Lo mejor es que realicéis una lista de invitados y comencéis tachando a las personas que hace más de cinco años que no veis. Invitar a gente que hace demasiado tiempo que no veis puede ser más problemático, ya que además del gasto, tendréis que estar muy pendientes de si están a gusto o no. Posteriormente, revisar el tema de las invitaciones. Algunas imprentas online tienen muy buenas ofertas y os permitirán ahorraros un montón de dinero.

Todo por una boda original


Se aproxima el día tan esperado para los dos pero todavía dispones de tiempo para los preparativos. Todo ha de estar impecable y los detalles originales tienen que convertir la ceremonia en un recuerdo inolvidable.

Lo mejor es que acudas apresuradamente a alguna de las 30 citas anuales que tienen lugar en diferentes puntos del territorio español… Expoboda, Expocerimònia, Fenova, Badamarket, Nupcial, Salón Internacional NoviaEspaña, las Mil y una Bodas, etc.

Selecciona un tema que signifique “algo especial” para ti y haz girar en torno a él toda la organización del evento. La música, la decoración, la animación, el lugar del banquete… Deben destacar por su singularidad.

Una buena recomendación es recurrir a la huella que ha dejado la historia a través de los castillos. Adaptar cada uno de los elementos para la puesta a punto de tu boda, dejará impactado a más de uno. Y si lo que deseas es dramatizar la situación recuerda a tus invitados que acudan vestidos con atuendos medievales. Los distintos paradores ubicados en ciudades características de España albergan castillos peculiares. A muchos de ellos les acompaña un escenario rural rodeado de hermosos parajes con ríos, árboles y senderos.

También puedes contratar el servicio de un catering que consideres que invierte en calidad y dedicación para no descuidar el más mínimo detalle culinario. Si has elegido para la ambientación la Edad Media, documéntate sobre los aspectos alimenticios propios de esa etapa histórica y transmítelos a los cocineros encargados de elaborar el menú.

Aunque ya tengas una visión de conjunto, te sugerimos que centres tu atención en dos detalles más: las flores y las invitaciones de boda. Dicen que la presencia de flores simboliza los motivos de tener algo por lo que vivir. Cada flor esconde un significado especial ¡Haz que tu flor favorita presida con fuerza cada rincón de la ceremonia! Las invitaciones estarán confeccionadas acorde con la sintonía de la época, incorpora imágenes de los novios con trajes, por ejemplo del siglo XV, y escribe unos versos que incluyan vocablos de antaño.

Los invitados de la boda


Seguro que llevas mucho tiempo soñando con el día de tu boda ¿saldrá todo bien? ¿Qué tal se lo pasarán los invitados? Tus invitados son una parte imprescindible del evento y debes intentar por todos los medios que estén muy a gusto y que también sea un día inolvidable para ellos. Compartir ese momento con ellos es muy especial y se lo debes hacer saber.

Para “premiar” su compañía, puedes intentar buscar detalles que les sorprendan y que les agraden. Una buena idea, por ejemplo, es la de decorar las mesas en las que se sientes con fotos vuestras junto a ellos. Vacaciones, cumpleaños, fiestas, etc. seguro que tienes fotos de todos estos eventos que os permitirán pasar un buen rato recordando los momentos tan divertidos que habéis pasado.

Últimamente, se está poniendo de moda el dejar cámaras desechables en las mesas de los invitados. De esta forma, ellos mismos podrán hacer todas las fotos que quieran durante la celebración de vuestra boda. Imagínate lo bien que lo pasaréis cuando reveléis las fotos y las veáis todos juntos. Si quieres dar un enfoque más sentimental a la celebración, prepara un bonito video o una serie de diapositivas donde se muestren vuestros mejores momentos.

No sólo podéis aparecer vosotros en el video, sino también vuestros invitados. Cuando os acerquéis por las mesas para hablar con ellos, coged la invitación de la boda y dedicarles unas bonitas palabras agradeciéndoles su asistencia a un día tan especial para los dos. También podéis repartirles algún regalito que les resulte práctico y les sirva de recuerdo.

El mejor amigo del novio


Aunque no se le pueda considerar una dama de honor, un buen acompañante el día de la boda para el novio os quitará un montón de trabajo. Aunque tu futuro marido vaya de “durito” y te diga que a él no le hace falta nadie, lo mejor es que hables con su mejor amigo para que no se separe de él durante todo el evento. Durante los momentos de nervios y tensión, su amigo será un gran apoyo moral. Explícale a este amigo cuáles serán sus funciones:

– Por encima de todo, tendrá que estar allí como apoyo moral. Si el novio empieza a sufrir algo de ansiedad, él será el encargado de calmarle.

– Si también es el encargado de organizar la despedida de soltero, pídele que no terminen muy tarde (si es el día anterior a la boda) y que esté pendiente de lo que bebe tu pareja.

– Cuando el novio vaya a vestirse es mejor que le acompañe. Estando juntos podrán hablar sobre otros temas y así el novio no tendrá que estar pensando sólo en la boda.

– Aunque luego al altar, le acompañe algún familiar, deberá estar pendiente de los horarios y conseguir que el novio llegue a la hora prevista a la iglesia. Es la novia la que puede llegar tarde.

– Una vez terminada la ceremonia y cuando ya estéis en pena celebración, recuerda realizar un brindis en honor a ese chico que tanto os ha ayudado.