Amor eterno


En un tiempo en donde el número de divorcios crece por momentos y las rupturas están a la orden del día, hablar de amor eterno, o lo que es lo mismo, de una historia para toda la vida, resulta una utopía, una ironía, y a veces, también, hasta una broma pesada para todos aquellos que creen que con el paso de los años se pierde la magia, la pasión y el entusiasmo por estar junto al otro.

Lo cierto es que aquellas personas que han vivido toda su vida junto al otro y que han envejecido en común pueden considerarse afortunadas porque han disfrutado del amor más pleno y maduro que puede existir. Ese que implica estar junto al otro en los buenos momentos pero también en los malos, en situaciones de crisis económica o de enfermedad.

Todo amor eterno tiene un inicio, es decir, el comienzo de una historia de amor es más importante de lo que parece a simple vista. Ya que de este modo, es posible ir pasando nuevas páginas de una forma saludable en ese álbum del amor que cada pareja tiene en su mente y en su corazón. A través de los años se acumulan instantes, momentos y vivencias que merecen la pena. Y también, claro está, diferencias, conflictos y peleas que en algún momento, deben culminar en una reconciliación.

De lo contrario, en caso de ir acumulando ira y resentimiento, se tienen muchas posibilidades de caer en las trampas del desamor. El amor para toda la vida no es el más habitual en nuestros días pero merece la pena emprender la aventura de amar y de dejarte querer sin condiciones ni miedo. La vida no es una comedia de Hollywood, es mejor todavía, sencillamente, porque es real. Así que disfrútala y sé feliz ya sea solo o en compañía.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *