Ser un buen confidente


Ser el confidente de alguien no tiene por qué ser malo, todo lo contrario. Todos nos retroalimentamos de las vivencias externas, sean del tipo que sean: sexuales, familiares, laborales, etc. Lo mejor de las confidencias es que podemos aprender los unos de los otros, aunque, a veces, si te involucras demasiado esto puede ser bastante perjudicial.

Todos tenemos miedos o dudas que nos gusta contar a alguien ara saber otra opinión. Cuando tienes dudas sobre tu relación, empiezan a surgir diferentes miedos e inseguridades que necesitas contar. Debes elegir bien a tu confidente aunque, recuerda que a veces, es más fácil contarle a alguien que no te conoce tus problemas que a otra persona que sabes hasta lo que desayunas.

Pensar- reflexionar- meditar
Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, como consumidores pasivos de mensajes. Durante este proceso, atravesaremos por diferentes sentimientos contradictorios. Ten cuidado con ellos ya que estos pueden dañar tu pareja, o a la pareja del que se está confesando contigo. Cuando te cuenten algún problema amoroso, intenta pasar un tiempo tranquilo con tus pensamientos. Esta es una buena manera de separar preferencias y aconsejar de la mejor manera posible. Si crees que no debes decir nada, que sólo debes escuchar, hazlo.

Mirar más lejos
No te centres sólo en el problema que te están contando. Intenta recordar a la otra persona todos los buenos momentos que ha vivido con su pareja.

Cultiva una buena relación
Debes ser un buen confidente y conseguir que confíen en ti. Cuando alguien te cuente algo, no debes contárselo a nadie más.

Amistad después de ser pareja


Es fundamental antes de intentar ser amiga o amigo de nuestra ex pareja, darse un tiempo prudencial o necesario para que los dos podáis clarificar vuestras ideas, curar el amor y olvidar muchas cosas que tanto os unieron cuando fuisteis pareja. No existe un tiempo para poder olvidar una relación, pero lo más importante es quedarse con los mejores recuerdos, lo felices que fuisteis cuando estuvisteis juntos.

Establecer una amistad con tu ex pareja, debes tener claro que no existe ya ningún sentimiento de amor, y que las experiencias pasadas no van a afectar vuestros momentos juntos a partir de ahora, tienes que poder conseguir tener la misma confianza como cuando estabais juntos, pero ahora como personas individuales e independientes que deben respetarse, especialmente si existe una tercera persona que haya sido la causa de vuestra ruptura, en estos casos e mejor mantener las distancias para no caer en celos ni enfrentamientos que empeorarían la situación.

Para ser buenos amigos, primeramente debes dejar de pasar el tiempo, por lo menos hasta que no sientas la necesitad de apego que había existido entre ambos. Después podrás ir involucrándote nuevamente con sus proyectos de forma siempre desinteresada para nunca dar esperanzas a la otra persona, que te puede decir que ya no siente nada pero en el fondo de su corazón aún exista amor hacia ti. La parte familiar es muy importante para que queden los buenos sentimientos entre ambos, los seres que has querido durante tu relación puede seguir siendo cercanos tuyos.

Cuando la pareja ha tenido hijos, es muy bueno mantener una amistad para que los pequeños no se vean afectados y poder seguir educándolos de forma positiva, enseñándole los valores importantes de la vida. Las parejas se pueden romper, el amor se puede terminar, eso es algo completamente normal que no se tiene que ver como una desgracia. Te recomendamos no tratar de imponerle ni exigirle nada a su ex, ya que esto es un factor que podría empeorar la amistad, deben existir ahora más que nunca unos los límites entre ambos, para que así cada uno reconozca hasta dónde puede llegar. Será positivo compartir con otros amigos, en especial los que teníais en común, ya que os mantendrán con una afinidad en los temas de conversación.

Cómo hacer buenos amigos


Es fundamental para la vida de todas las personas poder interactuar con otras, formar parte de una sociedad en la que se van construyendo conocimientos estables y seguros, por eso es vital tener amistades para poder desarrollar el proceso de socialización. Lo bonito de hacer amigos es que no existe edad, ni una forma universal de conseguir un amigo, todo depende de nuestra imaginación y sentimiento para darnos cuenta si esa persona es correcta y pueda aportarte algo en tu vida.

Se dice que las amistades se forman a base de sinceridad y honestidad, por eso debemos mostrarnos siempre muy transparentes a la hora de interactuar, ya que ese es el pilar más importante para poder mantener a los amigos para toda la vida. Para construir bases fuertes y tener una buena amistad, hay que ser sencillo, hablar siempre con la verdad por delante, no decir cosas que comprometan a esa persona o bien que la puedan afectar a su moral, ayudar en los momentos duros que se presentan en la vida y siempre que sea posible demostrar el verdadero afecto que se tiene.

Dicen que quien tiene un amigo tiene un tesoro. Pero es importante seleccionar bien, no todos pueden ser amigos, todas las personas somos diferentes por naturaleza y por mucho que queramos podemos ser incompatibles con algunas de ellas, ya sea por la forma de pensar a actuar. No es mejor el que tiene más amigos sino el que consigue potenciar más sus afinidades con ellos. Luego no olvides que tienes que conservar y cuidar las amistades. Los amigos necesitan de tu tiempo.

La mejor amiga de mi novio


Es normal odiar a la mejor amiga de mi novio. Puedes sentir celos, envidias o miedo de perder a tu chico porque ella lo puede conquistar. Muchas personas piensan que no puede haber amistad entre un hombre y una mujer, si son amigos es porque tienen un interés en estar juntos. ¿Cuántas veces has empezado a salir con un chico pidiéndole que no tuviera mejor amiga? Sin embargo, mucho hombres tienen una amiga incondicional, la que siempre ha estado allí para escuchar sus historias y darle consejos.

Como pareja de tu novio sientes una rechazo por la mejor amiga de tu novio, es normal pero tienes que intentar que eso no afecte a vuestra relación, ser más liberal y no condicionarle sus amistades, siempre y cuando te sea fiel. Es importante saber si ha pasado algo íntimo entre ellos:
• Relación de primer grado (un beso inofensivo)
• Relación de segundo grado (han mantenido relaciones sexuales)
• Relación de grado tres (han sido novios durante un tiempo).

Seguramente lo que peor te sienta es que te compare con su mejor amiga, eso no lo soportas. No entiendes qué hace contigo si la prefiere a ella y hay reciprocidad en el sentimiento. No siempre es tan fácil. A las mujeres nos gusta que nuestro novio nos trate como reinas, que solamente tenga ojos para nosotras, buscamos ser felices a su lado. Pero hay que evitar que los celos dominen tu vida.

Más que amigos


A veces, no terminas de estar seguro si en realidad la otra persona se siente atraída por ti o no. La verdad es que cuando habláis y estáis solos, las conversaciones son muy interesantes y vuestras miradas se cruzan repetidas veces. Charláis sobre vuestro pasado, sobre el futuro, sobre la música, el cine, etc. El caso es, que te resulta muy difícil saber hasta donde puedes llegar con esa persona.

Debes intentar averiguar si la otra persona está interesada en que seáis más que amigos. Puedes intentar diferentes estrategias, como por ejemplo; coger su mano cuando lleváis un montón de tiempo charlando. Observa cómo actúa. Si retira rápidamente la mano puede ser por dos motivos; que se ruborice o que “ni sienta ni padezca”, pero seguro que lo notas por la forma en la que lo hace.

Si quieres ser más directo, simplemente abre tu corazón u habla sobre tus sentimientos. Esta es la acción más directa que puedes realizar, pero convertirse en todo un fracaso y hacer que incluso pierdas su amistad. Tómate las cosas con tranquilidad y dale tiempo al tiempo. Pasa todo el tiempo que quieras con esa persona, pero hazlo como un amigo, no como una pareja.

Si finalmente, no llegáis a nada, necesitarás tiempo para reponerte. Puede que esos sentimientos no se disipen nunca, pero piensa, que la relación de amistad que tenéis los dos es maravillosa. Todos necesitamos a un gran amigo a nuestro lado para vivir la vida mucho mejor.

Mantener una amistad online


En la actualidad, son muchas las amistades creadas por medio online, cada vez es más frecuente mantener relaciones sociales por la red, por supuesto siempre con seguridad y protegiendo nuestros datos personales. Es posible conocer nuevas personas y crear vínculos interesantes con ellas por medio de Internet. La única diferencia de cuando hacemos amistad en persona es que nos podemos cruzar miradas en directo, escuchar la voz de la otra persona, e incluso se puede dar un contacto físico. Pero a veces la vida nos crea ciertas dificultades para continuar la amistad con determinadas personas, se pueden ir de viaje o hacer una mudanza hacia destinos distantes, ya sea por trabajo, por amor o por otros tipos de necesidades.

Nuestros padres mantenían una amistad por cartas postales, escritas en puño y letra, ajuntando fotos o recuerdos. Pero con la llegada de Internet todo esto ha cambiado radicalmente. Las cartas tardan demasiado en llegar, las llamadas telefónicas son menos costosas, y prácticamente todo el mundo puede enviar un mensaje por correo electrónico totalmente gratis. Sin embargo, este tipo de relaciones a distancia puede parecer demasiado fría y estéril. La mejor forma de mantener estas amistades digitales, es personalizando los envíos y utilizando las nuevas tecnologías como webcams o redes sociales para compartir vivencias.

La mensajería instantánea (messenger) también nos permite comentar las novedades a diario con la otra persona, a pesar de que se encuentre en la otra punta del mundo. Además, existe una gran cantidad de programas que nos permiten dialogar con micrófonos, e incluso utilizando con cámaras web. Mantener y cuidar una amistad por Internet es cada vez más fácil y posible, aunque siempre es mejor hacerlo en persona ya que los sentimientos son más intensos.

Amigos “tóxicos”


Seguro que la mayoría de vosotros ya sabéis que cuando las relaciones entre tus amigos y tu pareja no funcionan bien nada bueno va a pasar. Que tus amigos no soporten a tu pareja puede ser normal, y más si desde el día en que se conocieron todo salió mal. Pero ¿qué me dices de los considerados amigos “tóxicos”? Sí, nos referimos a esos amigos que poco a poco van estropeando la relación. Si no sabes identificar a este tipo de amigos, aquí tienes unos consejos que te pueden ayudar.

– Este tipo de amigos te hace sentir mal por dedicarle tiempo a tu pareja y no él/ella. Este tipo de personas es claramente muy egoísta, ya que si es tu amiga de verdad, debe entender que debes pasar tiempo con esa persona que forma parte de tu vida y con la que tienes planes de futuro para formar una familia. Pero no te olvides de “mantener” a tus amigos. Ellos también forman parte de tu vida.

– Poco a poco te vas dando cuenta de que para tu amigo todos los problemas vienen por parte de tu pareja. Analiza lo que comenta; la culpa es de tu pareja, es la otra persona la que siempre llega tarde, etc. Su solución siempre es la misma: debes dejar a tu pareja. Es te es un caso muy claro de amigo “tóxico”. Pero no te descuides y presta atención al resto de tus amigos. Si todos no ven nada bueno en tu pareja es que entonces si existe algo que en realidad puede fallar.

– Un buen amigo no te puede hacer elegir entre tu pareja o él.

Diferencias entre amor y amistad


¿Qué es la amistad y qué es el amor? ¿Hay alguna diferencia entre amistad y amor? Estas son preguntas que siempre han intrigado a mucha gente. Por desgracia, no se puede dar una respuesta concisa a estas cuestiones. Lo único que se puede precisar es que ambos se complementan entre sí y que la amistad es un subconjunto del amor.

La amistad no es un estado de ánimo, es un acto. Es algo que se hace y que se tiene. Es una relación equilibrada entre las personas. Puede darse con una o con varias personas. Varía de persona a persona. El amor se mantiene con la amistad aunque, a veces, la sobrepasa cuando dos personas comparten ciertas intimidades que lo hacen más grande que la amistad.

La amistad y el amor no son la misma cosa. No necesitas dar explicaciones a tus amigos ya que tu relación de amistad tan profunda que la mayoría de las cosas son automáticamente entendidas por nuestros amigos. Un elemento primordial en el amor es el aspecto físico. La amistad tiene sus límites definidos y no importa lo cerca que se encuentre un amigo, carece de intimidad física.

En una relación amorosa, las personas tienen una sola persona a su lado. Es posible que haya numerosas personas a las que puedas llamar amigos o buenos amigos, pero sólo existe una persona a la que puedes llamar amor. La amistad puede durar toda una vida como lo hace el amor, pero es posible que desaparezca antes el amor que la amistad.

Reconocer a un verdadero amigo


El ser humano no puede vivir aislado de la sociedad, necesita tener relaciones interpersonales, conocer personas y establecer enlaces con ellas. La mayoría de las personas necesitan sentirse importantes como mínimo por una otra persona. Algunos desean tener una gran cantidad de amigos para así sentirse bien, mientras que otros consideran que los verdaderos amigos se cuentan con los dedos de una mano.

Los amigos de verdad siempre están junto a ti en las buenas y en las malas. Sin embargo, a lo largo de la vida no siempre nos encontramos con personas sinceras y que nos ofrecen una amistad sin condiciones ocultas. Algunas personas sólo desean tener amigos para aprovecharse de ellos. Por eso es importante, saber si alguien es verdaderamente tu amigo.

Las únicas personas que merecen llamarse amigos tuyos deben estar junto a ti, apoyándote tanto en los momentos felices como en los más difíciles, no te juzga pero te ayuda, no miente, no te ofende, no te engaña y respeta siempre tu dignidad personal.

Un amigo fiel te aprecia y te quiere por lo que eres, nunca te da la espalda, te escucha y te entiende aun cuando no comparta tu punto de vista, te defiende ante la injusticia y te da consejos para que tomes buenas decisiones.

Recuerda que quien tiene un amigo, tiene un tesoro, conserva tus amistades y llegarás lejos.