Amiga de tu ex


Os habéis visto con ropa y sin ropa, conocéis perfectamente vuestros gustos… en muchos sentidos, tu ex puede convertirse en tu mejor amigo. Pero ten cuidado: estar demasiado cerca de tu antiguo novio puede ser un tema peligroso. La mayoría de los chicos creen que los hombres y las mujeres no pueden ser buenos amigos, ya que piensan que siempre debe haber algún tipo de atracción sexual. Convencer a tu ex de que no quieres nada sexual con él y que sólo te gusta como amigo, puede ser una tarea bastante dura.

Una estrecha amistad con su ex puede ser muy peligrosa sobre todo si acabas de iniciar una nueva relación. Este nuevo chico puede pensar que, algunos días, querréis recordar viejos tiempos e intentaréis hacer cosas que antes hacíais. Los lazos emocionales y mentales pueden ser un verdadero desastre. Otro de los peligros de ser la mejor amiga de tu ex es el de impedir inconscientemente que nazcan nuevas relaciones.

Si siempre estás hablando a tu nuevo chico sobre tu vida amorosa con tu ex, inconscientemente se puede crear una competición entre ellos que terminará influyendo muy negativamente en vuestra relación. Otro problema de este tipo de amistad es el del sexo. La tentación puede ser muy fuerte y puede ser difícil resistirse, especialmente si tienes algún problema con tu actual pareja.

Con tu ex, no tienes ningún tipo de vergüenza, sabe lo que te gusta, así que cuidado con quedaros solos en alguna fiesta. No es que sea imposible mantener una relación amistosa con un ex, simplemente debéis dejaros la situación muy clara y, al principio, mantener un poco la distancia para ver si es verdad que las “normas” se han tendido por ambas partes.

Evitar sentimientos de amor con un amigo


Él es su buen amigo. Ella es su mejor confidente. Se conocen desde hace años y ya han compartido un montón de películas en el cine, cenas, vacaciones, etc. Pero ¿qué ha sucedido? De repente, uno de los dos ha tenido celos cuando se ha enterado que el otro tenía una cita. El “afectado” se para a pensar y piensa que ha sido demasiado sobreprotector con ese amigo. Pero, poco a poco se da cuenta de que tiene sentimientos muy fuertes de atracción y un deseo que parece indicar que quiere algo más que una amistad.

Esta situación suele ser bastante habitual. Si te ha pasado a ti, recordarás que es difícil saber lo que se debe hacer. En esa situación, uno se hace mil preguntas: ¿Qué es lo que se pretende hacer con ese amigo? ¿Se debe distanciar de esa persona? ¿Qué pasa si se da el paso y se propone mantener una relación? No existen respuestas exactas a este tipo de preguntas.

Hay que sentarse y analizar la situación. Se podrán realizar diferentes “acciones” para distanciarnos de este enamoramiento. Estas acciones pueden tener resultados positivos o negativos, pero nunca sabremos el resultado final hasta que no las pongamos en práctica:

– Se pueden ignorar los sentimientos y mantener controlado ese paso de la “peligrosa frontera” para mantener esa amistad que tanto nos gusta.
– Comenzar a estar menos tiempo con nuestro amigo para ver si esos “momentos” desparecen y podemos retomar de nuevo la amistad.
– Centrarse en buscar una pareja. Eso nos ayudará a centrarnos en una nueva persona y volver a considerar a nuestro amigo como el amigo que en realidad es.

La difícil tarea de hacer amigos


Si eres una persona tímida, nerviosa y no te atreves a conocer gente, ha llegado el momento de cambiar. Seguro que tienes grandes cualidades que no eres capaz de compartir con los demás. Hacer amigos y compartir tus talentos no es tan difícil como parece.

La forma más fácil de conocer gente y que esta te conozca es mostrándote tal y como tú eres. Seguro que en el colegio te juntabas con aquellos niños con los que tenías muchos gustos en común ¿verdad? Pues ahora que eres mayor, debes hacer lo mismo.

– Si te sientes como el nuevo de la escuela, no seas tímido. Preséntate tú mismo en el grupo que más te llame la atención para que sepan quién eres.

– No tengas miedo de dar un paso adelante y tomar la iniciativa durante cualquier tipo de actividad, ya sea laboral o de cualquier otro tipo.

– Se amable con tus compañeros y no les des la oportunidad de ignorarte. Tampoco debes ser excesivamente pesado.

– Cuando sepas perfectamente lo que buscas y no seas un solicitante de atención de manera continuada la gente querrá saber más de ti. Si te comportas de manera artificial, no saldrá bien.

– No quieras imitar los gustos de los demás para poder entrar en el grupo. Tú, eres como eres y deben aceptarte de esa manera si en realidad quieren ser tus amigos.

– No debes perder la educación, incluyendo los modales. Ayuda a tus compañeros con sus dificultades y no limites tus conocimientos para que te pidan más ayuda.

– Moléstate en conocer más a la gente. Pregunta por sus familiares, sus otras amistades, etc. La gente debe llegar a confiar en ti.

El mejor amigo del novio


Aunque no se le pueda considerar una dama de honor, un buen acompañante el día de la boda para el novio os quitará un montón de trabajo. Aunque tu futuro marido vaya de “durito” y te diga que a él no le hace falta nadie, lo mejor es que hables con su mejor amigo para que no se separe de él durante todo el evento. Durante los momentos de nervios y tensión, su amigo será un gran apoyo moral. Explícale a este amigo cuáles serán sus funciones:

– Por encima de todo, tendrá que estar allí como apoyo moral. Si el novio empieza a sufrir algo de ansiedad, él será el encargado de calmarle.

– Si también es el encargado de organizar la despedida de soltero, pídele que no terminen muy tarde (si es el día anterior a la boda) y que esté pendiente de lo que bebe tu pareja.

– Cuando el novio vaya a vestirse es mejor que le acompañe. Estando juntos podrán hablar sobre otros temas y así el novio no tendrá que estar pensando sólo en la boda.

– Aunque luego al altar, le acompañe algún familiar, deberá estar pendiente de los horarios y conseguir que el novio llegue a la hora prevista a la iglesia. Es la novia la que puede llegar tarde.

– Una vez terminada la ceremonia y cuando ya estéis en pena celebración, recuerda realizar un brindis en honor a ese chico que tanto os ha ayudado.

Confusión amistosa-amorosa


No es la primera vez que, en un grupo de amigos, surge una atracción por dos componentes de dicho grupo. Esta situación puede ser un poco difícil y, sobre todo al principio, no sabrás muy bien si lo que hay es una intensa amistad o una pequeña atracción. Deberás fijarte en su comportamiento y analizar qué es lo que sientes tú por esa persona. Cuando estáis en grupo, esas persona puede actuar de manera diferente a cuando estáis solos.

Estar todos juntos, os facilitará disimular vuestras atenciones a ese amigo por el que creéis que sentís algo. Lo peor de todo, son esos nervios que se producen cuando piensas es si vas a ser correspondido o no. Aunque le gustes a esa persona, puede que tenga tanto respeto por el grupo que no intente proponerte nada por la reacción de todos vuestros colegas.

Por lo tanto, es muy importante plantearse detenidamente los pasos que estáis dando y comprender todas las cuestiones que se pueden plantear: enfados, discusiones, estar en boca de todo el mundo… Si eres el tímido o la tímida del grupo tu situación puede ser mucho más difícil. Normalmente es más difícil conocer a las personas más calladas y cortadas, por lo que la otra persona no sabrá si te gusta o no.

Recuerda que, a veces, el coqueteo puede romper fácilmente amistades. Analiza el comportamiento de la otra persona, tal vez, descubras que es igual de cariñosa con todo el mundo y que te estabas equivocando en lo que pensabas.

Ser un buen confidente


Ser el confidente de alguien no tiene por qué ser malo, todo lo contrario. Todos nos retroalimentamos de las vivencias externas, sean del tipo que sean: sexuales, familiares, laborales, etc. Lo mejor de las confidencias es que podemos aprender los unos de los otros, aunque, a veces, si te involucras demasiado esto puede ser bastante perjudicial.

Todos tenemos miedos o dudas que nos gusta contar a alguien ara saber otra opinión. Cuando tienes dudas sobre tu relación, empiezan a surgir diferentes miedos e inseguridades que necesitas contar. Debes elegir bien a tu confidente aunque, recuerda que a veces, es más fácil contarle a alguien que no te conoce tus problemas que a otra persona que sabes hasta lo que desayunas.

Pensar- reflexionar- meditar
Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, como consumidores pasivos de mensajes. Durante este proceso, atravesaremos por diferentes sentimientos contradictorios. Ten cuidado con ellos ya que estos pueden dañar tu pareja, o a la pareja del que se está confesando contigo. Cuando te cuenten algún problema amoroso, intenta pasar un tiempo tranquilo con tus pensamientos. Esta es una buena manera de separar preferencias y aconsejar de la mejor manera posible. Si crees que no debes decir nada, que sólo debes escuchar, hazlo.

Mirar más lejos
No te centres sólo en el problema que te están contando. Intenta recordar a la otra persona todos los buenos momentos que ha vivido con su pareja.

Cultiva una buena relación
Debes ser un buen confidente y conseguir que confíen en ti. Cuando alguien te cuente algo, no debes contárselo a nadie más.

Amistad después de ser pareja


Es fundamental antes de intentar ser amiga o amigo de nuestra ex pareja, darse un tiempo prudencial o necesario para que los dos podáis clarificar vuestras ideas, curar el amor y olvidar muchas cosas que tanto os unieron cuando fuisteis pareja. No existe un tiempo para poder olvidar una relación, pero lo más importante es quedarse con los mejores recuerdos, lo felices que fuisteis cuando estuvisteis juntos.

Establecer una amistad con tu ex pareja, debes tener claro que no existe ya ningún sentimiento de amor, y que las experiencias pasadas no van a afectar vuestros momentos juntos a partir de ahora, tienes que poder conseguir tener la misma confianza como cuando estabais juntos, pero ahora como personas individuales e independientes que deben respetarse, especialmente si existe una tercera persona que haya sido la causa de vuestra ruptura, en estos casos e mejor mantener las distancias para no caer en celos ni enfrentamientos que empeorarían la situación.

Para ser buenos amigos, primeramente debes dejar de pasar el tiempo, por lo menos hasta que no sientas la necesitad de apego que había existido entre ambos. Después podrás ir involucrándote nuevamente con sus proyectos de forma siempre desinteresada para nunca dar esperanzas a la otra persona, que te puede decir que ya no siente nada pero en el fondo de su corazón aún exista amor hacia ti. La parte familiar es muy importante para que queden los buenos sentimientos entre ambos, los seres que has querido durante tu relación puede seguir siendo cercanos tuyos.

Cuando la pareja ha tenido hijos, es muy bueno mantener una amistad para que los pequeños no se vean afectados y poder seguir educándolos de forma positiva, enseñándole los valores importantes de la vida. Las parejas se pueden romper, el amor se puede terminar, eso es algo completamente normal que no se tiene que ver como una desgracia. Te recomendamos no tratar de imponerle ni exigirle nada a su ex, ya que esto es un factor que podría empeorar la amistad, deben existir ahora más que nunca unos los límites entre ambos, para que así cada uno reconozca hasta dónde puede llegar. Será positivo compartir con otros amigos, en especial los que teníais en común, ya que os mantendrán con una afinidad en los temas de conversación.

Cómo hacer buenos amigos


Es fundamental para la vida de todas las personas poder interactuar con otras, formar parte de una sociedad en la que se van construyendo conocimientos estables y seguros, por eso es vital tener amistades para poder desarrollar el proceso de socialización. Lo bonito de hacer amigos es que no existe edad, ni una forma universal de conseguir un amigo, todo depende de nuestra imaginación y sentimiento para darnos cuenta si esa persona es correcta y pueda aportarte algo en tu vida.

Se dice que las amistades se forman a base de sinceridad y honestidad, por eso debemos mostrarnos siempre muy transparentes a la hora de interactuar, ya que ese es el pilar más importante para poder mantener a los amigos para toda la vida. Para construir bases fuertes y tener una buena amistad, hay que ser sencillo, hablar siempre con la verdad por delante, no decir cosas que comprometan a esa persona o bien que la puedan afectar a su moral, ayudar en los momentos duros que se presentan en la vida y siempre que sea posible demostrar el verdadero afecto que se tiene.

Dicen que quien tiene un amigo tiene un tesoro. Pero es importante seleccionar bien, no todos pueden ser amigos, todas las personas somos diferentes por naturaleza y por mucho que queramos podemos ser incompatibles con algunas de ellas, ya sea por la forma de pensar a actuar. No es mejor el que tiene más amigos sino el que consigue potenciar más sus afinidades con ellos. Luego no olvides que tienes que conservar y cuidar las amistades. Los amigos necesitan de tu tiempo.

La mejor amiga de mi novio


Es normal odiar a la mejor amiga de mi novio. Puedes sentir celos, envidias o miedo de perder a tu chico porque ella lo puede conquistar. Muchas personas piensan que no puede haber amistad entre un hombre y una mujer, si son amigos es porque tienen un interés en estar juntos. ¿Cuántas veces has empezado a salir con un chico pidiéndole que no tuviera mejor amiga? Sin embargo, mucho hombres tienen una amiga incondicional, la que siempre ha estado allí para escuchar sus historias y darle consejos.

Como pareja de tu novio sientes una rechazo por la mejor amiga de tu novio, es normal pero tienes que intentar que eso no afecte a vuestra relación, ser más liberal y no condicionarle sus amistades, siempre y cuando te sea fiel. Es importante saber si ha pasado algo íntimo entre ellos:
• Relación de primer grado (un beso inofensivo)
• Relación de segundo grado (han mantenido relaciones sexuales)
• Relación de grado tres (han sido novios durante un tiempo).

Seguramente lo que peor te sienta es que te compare con su mejor amiga, eso no lo soportas. No entiendes qué hace contigo si la prefiere a ella y hay reciprocidad en el sentimiento. No siempre es tan fácil. A las mujeres nos gusta que nuestro novio nos trate como reinas, que solamente tenga ojos para nosotras, buscamos ser felices a su lado. Pero hay que evitar que los celos dominen tu vida.

Más que amigos


A veces, no terminas de estar seguro si en realidad la otra persona se siente atraída por ti o no. La verdad es que cuando habláis y estáis solos, las conversaciones son muy interesantes y vuestras miradas se cruzan repetidas veces. Charláis sobre vuestro pasado, sobre el futuro, sobre la música, el cine, etc. El caso es, que te resulta muy difícil saber hasta donde puedes llegar con esa persona.

Debes intentar averiguar si la otra persona está interesada en que seáis más que amigos. Puedes intentar diferentes estrategias, como por ejemplo; coger su mano cuando lleváis un montón de tiempo charlando. Observa cómo actúa. Si retira rápidamente la mano puede ser por dos motivos; que se ruborice o que “ni sienta ni padezca”, pero seguro que lo notas por la forma en la que lo hace.

Si quieres ser más directo, simplemente abre tu corazón u habla sobre tus sentimientos. Esta es la acción más directa que puedes realizar, pero convertirse en todo un fracaso y hacer que incluso pierdas su amistad. Tómate las cosas con tranquilidad y dale tiempo al tiempo. Pasa todo el tiempo que quieras con esa persona, pero hazlo como un amigo, no como una pareja.

Si finalmente, no llegáis a nada, necesitarás tiempo para reponerte. Puede que esos sentimientos no se disipen nunca, pero piensa, que la relación de amistad que tenéis los dos es maravillosa. Todos necesitamos a un gran amigo a nuestro lado para vivir la vida mucho mejor.