5 hábitos positivos para ser un buen amigo

chicas-margaritas
La amistad verdadera se compone de hábitos. ¿Cuáles son esas rutinas que ayudan al fortalecimiento de una amistad? En Son Pareja te damos ideas.

Estar presente en los momentos importantes

Los buenos amigos son testigos directos de aquellos acontecimientos felices que se producen en la vida del otro. Por tanto, un hábito constructivo es el de convertir esos momentos en una prioridad en tu agenda para poder asistir a ese plan. Por ejemplo, una celebración de cumpleaños.

Organización del tiempo

Las circunstancias de la vida cambian, sin embargo, el tiempo sigue siendo exactamente el mismo. Está claro que ante un nuevo escenario vital tienes que hacer nuevos ajustes en gestión del tiempo cuando la conciliación laboral se complica ante el reto de nuevos compromisos. Sin embargo, la gestión del tiempo es un hábito que puedes ejercitar en cualquier momento.

Menos excusas y más iniciativa

En relación con el punto anterior, un buen hábito de amistad es el de tomar la iniciativa para mantener el contacto en lugar de encontrar excusas en torno a las dificultades que surgen en este plano.

Observa el lado positivo de esa amistad

Esta es una buena filosofía que puedes integrar en esa historia de amistad. Valora a esa persona por todo lo bueno que aporta a tu vida aunque también observes defectos que te gustan menos. Este hecho solo debe hacerte tomar conciencia de la ley del espejo de la propia amistad ya que tu amigo también tiene esta visión sobre ti.

amigos-en-torno-a-la-hoguera

Piensa en términos de equipo

Para minimizar el riesgo del individualismo tan presente es recomendable que refuerces los mensajes acompañados por la fórmula “nosotros”. Por ejemplo, si estás negociando un objetivo determinado, entonces, es recomendable que intentéis encontrar una idea que os motive a ambos. Por tanto, esto implica ceder y ser más flexible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *