5 errores que cometes cuando das consejos a tus amigos

chicas-en-columpios
Dar un consejo suele ser un gesto de amistad frecuente. Sin embargo, este arte de buenas intenciones también está acompañado de las debilidades humanas. ¿Cuáles son los fallos habituales que puedes cometer en este punto? En Son Pareja te lo contamos.

Asumir el rol de salvador

Creer que tus ideas son la pista definitiva para que tu amigo deje de sufrir por un amor determinado, una decepción o una situación difícil. Los consejos son bienvenidos, sin embargo, no evitan el dolor que esté viviendo el afectado y que como tal tiene que vivir su propio proceso. Tus consejos son una inspiración y un apoyo, pero no son una medicina inmediata.

Juicios de valor

Cuando das consejos a otra persona observas tu realidad desde tu propio punto de vista. Tal vez para ti sea algo muy lógico, sin embargo, tu amigo tiene su propia historia, su vida, sus experiencias y sus valores. Tal vez pienses que está exagerando cuando en realidad él está sufriendo realmente por lo que le ocurre. Las vivencias también son subjetivas.

Dar consejos sin que te los pidan

Este es también uno de los errores más humanos. A veces, los consejos son como un acto reflejo cuando una persona quiere ayudar a otra y necesita llenar un incómodo silencio. En muchos momentos, lo único que desea un amigo es sentirse escuchado. A veces, este tipo de mensajes producen el efecto contrario cuando se presentan desde una actitud imperativa.

Enfadarse si crees que no hace lo correcto

Cuando tú das un consejo la otra persona es libre de aplicarlo o no. No deberías tomarte su decisión como algo personal.

chicas-ojos-cerrados

Quieres controlar lo que no depende de ti

Cuando estableces una conversación con un amigo ten presente que existen cosas que dependen de ti y otras que dependen de él. La felicidad de tu amigo depende de él mismo y si necesita un cambio de actitud solo puede adoptarlo él. A veces, puedes cometer el error de dar consejos creyendo que tienes un poder real para asumir tú esta responsabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *