4 consecuencias de la desconfianza en la relación de pareja

pareja-abrazada
La desconfianza en una relación de pareja tiene una causa, pero también produce unos efectos. El análisis de las consecuencias derivadas de ese hecho en concreto puede hacer que los protagonistas tomen conciencia de cómo afecta esta circunstancias a sus vidas. ¿Cuáles son las consecuencias de la desconfianza en la relación de pareja?

1. Pérdida de energía por la desconfianza en la relación de pareja

Este es un ejemplo de ladrón de tiempo que aleja a la persona de la presencia consciente puesto que la desconfianza genera dudas e incertidumbre. Esta distancia entre la realidad y la apariencia puede llegar a ser agotadora cuando la situación se sostiene en el tiempo.

2. Temas de conversación

La desconfianza afecta a un aspecto tan básico de la relación como el diálogo. La comunicación pierde fluidez ante la sensación de falta de sinceridad por parte del otro o de uno mismo. Los enamorados se van convirtiendo poco a poco en dos extraños.

3. Estancamiento sentimental

Es difícil evolucionar hacia el futuro de esta relación cuando la base de la misma está dañada por esta fractura que produce la desconfianza basada en hechos. En ese caso, cuando este sentimiento permanece en el tiempo el ayer interfiere frecuentemente en aquello que ocurre en el día de hoy o en cómo viven esa realidad los protagonistas.

chica-sentada-en-el-suelo

4. Conclusiones equivocadas por la desconfianza en la pareja

Desde el filtro de la desconfianza, una persona puede establecer conclusiones que no son ciertas al dar por hecho una interpretación subjetiva basada en una creencia. La desconfianza llega a producir un sufrimiento innecesario tanto en aquel que tiene las dudas como en quien es observado desde esta óptica del escepticismo. Así ocurre cuando se producen sospechas de engaño donde no existen razones para afirmar esta idea.

Cuatro consecuencias de la desconfianza en la relación de pareja que afectan de manera negativa al futuro de la relación sentimental cuando no cambia la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *