Ventajas de ir al cine sin pareja

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


Tanto los solteros como las personas que tienen pareja pueden disfrutar igualmente del plan de ir al cine sin compañía. Una de las ventajas más importantes que aporta esta iniciativa es que puedes ver aquellas películas de la cartelera que no te quieres perder y que tal vez, no despiertan el interés de tus amigos, familiares o pareja. Los gustos de cine no siempre coinciden: ¿Por qué perderte una buena película solo porque alguien no quiere acompañarle a verla?

De hecho, esta iniciativa también muestra cualidades que son muy importantes por su vinculación con la felicidad: autonomía personal en la toma de decisiones, capacidad de disfrutar del tiempo en solitario sin caer en el aburrimiento, refuerzo en la autoestima al disfrutar de un plan agradable y un mejor aprovechamiento de los espacios de ocio. ¿Qué ventajas ofrece ir al cine sin pareja?

Una experiencia emocional

El cine es un vehículo de comunicación, una auténtica terapia emocional para muchos espectadores que disfrutan del arte de contar historias en la gran pantalla. A través de la trama de la película, el espectador extrae conclusiones y reflexiones a partir del argumento de la trama. El cine puede ser una experiencia emocional como muestra el hecho de que, si una persona se siente sola, se sentirá más acompañada tras haber visto una película con un mensaje esperanzador. Además, gracias al entretenimiento que aporta una buena película, los espectadores desconectan de sus preocupaciones y de su rutina, se evaden de su propia vida para viajar desde la butaca, hasta un nuevo universo de fantasía.

Poder recomendar la película

Ir al cine sin compañía también te permite poder recomendar después la peli a tu entorno de confianza. Compartir los detalles del plan que has disfrutado. Algunas parejas pasan la mayor parte de su tiempo juntas y al tener pocos espacios independientes, tienen pocas novedades que contarse. Este plan es una buena fórmula para tener un espacio propio.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *