Tres cosas que los solteros no envidian de los casados

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


Algunos solteros echan de menos, en ciertos momentos, tener la compañía de una pareja con quien compartir su vida. Sin embargo, esta añoranza se reduce cuando el soltero analiza también aquellos aspectos del estilo de vida que no envidian de los casados. Cualquier soltero se siente afortunado por no ver alterada su rutina como consecuencia de discusiones de pareja que pueden surgir por conflictos de convivencia, como por ejemplo, la realización de las tareas de la casa y por otros motivos más graves. Los solteros no ven alterada su serenidad de ánimo por esta cuestión.

Pasar la Navidad con la familia política

Por bien que se lleve una persona con su familia política, generalmente, prefiere disfrutar de las fechas navideñas en compañía de su propia familia. Ya que es en este entorno en el que ha adquirido algunas de las tradiciones más arraigadas en su vida. Una de las cuestiones que no envidian los solteros de los casados es tener que negociar con quién celebrar las fechas señaladas de fin de año.

Las dificultades del compromiso

Cuando los solteros envidian el compromiso de una pareja, ponen su punto de atención en los aspectos bonitos del mismo. Sin embargo, existen aspectos que requieren de un mayor esfuerzo desde el punto de vista afectivo, por ejemplo, la capacidad de priorizar el bien común, aprender a ceder, la complejidad de la conciliación laboral. Cuando los solteros añoran el compromiso suelen fijarse únicamente en el lado positivo de tener una compañía, se fijan más en los momentos románticos, visualizan los momentos de felicidad. Sin embargo, no observan tanto los aspectos más rutinarios y monótonos del amor.

Algunos casados envidian algunas de las posibilidades de estar soltero y también, ocurre a la inversa. No existen circunstancias ideales sino actitudes positivas ante el presente. Tanto la etapa de la soltería como la etapa del matrimonio pueden ser igualmente felices cuando son fruto de las decisiones adecuadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *