El amor nace con vocación de eternidad


Si pudiésemos analizar el sentimiento del amor en sus orígenes sólo podríamos decir que surge con tal fuerza y convicción que tiene vocación de eternidad. Igual que algunas personas consideran que el amor es ciego (algo muy cuestionable desde un punto de vista racional) la realidad es que el enamoramiento muestra el deseo de una persona por luchar, amar y conquistar el corazón de otra.

Más allá de todo obstáculo y de todo límite. El corazón humano se ennoblece cuando se dispone a amar. Una de las razones por las que se sufre tanto tras una decepción es esa. Porque el amor inicial tiene vocación de eternidad, por ello, cuando alguien se da cuenta de que una historia no ha sido para siempre no puede más que evitar la tristeza, la rabia, la ira y el miedo que surgen tras un adiós.
SEGUIR LEYENDO “El amor nace con vocación de eternidad”