El sexo en parejas mayores


Hoy en día no cabe ninguna duda que hay buen sexo en la vejez. La ventaja que traen los años, como la sabiduría, los celos más aplacados y la falta de miedo a no tener un embarazo no deseado, hace que el sexo sea placentero. Las parejas no lo practican con la misma frecuencia que en edades de más actividad, pero el deseo a ser tocados, acariciados y besados es el mismo.

Se cree que uno de los factores de la disminución del sexo en la vejez, es causada por enfermedades que se tratan con fármacos que hacen que el apetito sexual se pierda. Expertos que han estudiado el sexo en la vejez vieron que los mayores que mantienes relaciones sexuales, tienen mas lucidez.
SEGUIR LEYENDO “El sexo en parejas mayores”

El amor durante la vejez


Algunas personas dicen que el amor es una fuente, un elixir que nunca deja de correr y cuyo origen se desconoce. Muchas personas tienen la suerte de encontrar su alma gemela a una edad temprana. Deciden casarse y pasan toda su vida juntos. Los años pasan y puede que finalmente, y a edades muy maduras, decidan separarse. También lo que puede suceder es que uno de los dos fallezca siendo ya muy mayores.

Para el cónyuge que se ha quedado sólo comienza una una avalancha de emociones, sentimientos y recuerdos que le hacen recordar toda su vida. Esa persona puede empezar a sentirse solo y ansía tener un compañero nuevo. Así que podríamos decir que existen diferentes razones por las que el amor vuelve a triunfar en la vejez:

Necesidad de una nueva pareja y no estar sólo. La necesidad de una nueva pareja se suele dar más cuando la pareja ha fallecido. El estigma de la soledad duele cada minuto, cada segundo.

– Si lo que se ha producido es una separación, la persona puede querer buscar a otra para demostrarse que ella no ha sido el problema. Se puede intentar buscar una nueva recompensa que alegre el último tramo de la vida, sin tener nada que perder. En contra de lo que muchos creen, se puede encontrar el amor verdadero.

– El sexo nunca muere, así que por muy mayor que se sea siempre se mantienen las ganas de tener intimidad física.