Inteligencia emocional para superar la timidez


La timidez puede convertirse en una barrera que condiciona las posibilidades de desarrollo personal de un ser humano cuando con esta excusa, una persona tímida deja de hacer muchas cosas por el simple hecho de que le incomodan en un primer momento. La timidez se reafirma a sí misma cuando una persona actúa a través del mecanismo de la evitación, en cambio, es posible poner freno al sentimiento de timidez asumiendo nuevos retos que obligan a la persona a superar sus propios miedos.
SEGUIR LEYENDO “Inteligencia emocional para superar la timidez”

¿Cómo superar la timidez para tomar la iniciativa?


La timidez se nota, especialmente, en ciertos momentos de la vida cuando la persona se expone más a nivel emocional, sale de su área de confort y de seguridad, tiene dudas sobre aquello que debe o no debe hacer. La timidez potencia todavía mucho más las dudas a la hora de dar el paso de tomar la iniciativa de pedir una cita a otra persona. Se produce un debate interior en el que el tímido lucha consigo mismo y con sus propios miedos. El mayor de los temores es el rechazo.
SEGUIR LEYENDO “¿Cómo superar la timidez para tomar la iniciativa?”

Conquistar a una persona tímida


La timidez tiene su encanto, sin embargo, si tu objetivo es conquistar a una persona tímida, en primer lugar, tienes que tener paciencia ya que necesita su espacio, su tiempo y su ritmo. Además, muchas personas que son tímidas también son inseguras, es decir, dudan, desconfían al principio, no saben qué hacer exactamente… Por tanto, es mejor que vayas poco a poco, hasta que se sienta bien contigo y note que eres alguien cercano y de confianza.
SEGUIR LEYENDO “Conquistar a una persona tímida”

Sentir pudor


Sin duda, existe un abanico de sentimientos amplio y extenso que está vinculado con el amor de una o de otra forma. Sentir pudor es bueno y positivo desde un punto de vista emocional. De hecho, no sentirlo conduce a situaciones poco agradables. Por ejemplo, cuando una persona no sabe valorar su propia intimidad o la de su pareja y la exterioriza sin ningún tipo de incomodidad ante los demás. Dentro de una relación de pareja debe de existir confianza y especialmente, respeto. Por ello, también se debe tener claro que hay cosas que deben quedar entre los dos.

El pudor implica respeto a la hora de dar valor a las cosas y también, a la persona que tienes a tu lado. Por ello, tampoco la infidelidad se puede justificar de ninguna forma. Sencillamente, porque más allá de la tentación se da prioridad al valor que tiene la pareja. Incluso en el caso de finalizar una historia porque te has enamorado de otra persona, se pueden hacer las cosas bien sin tener que caer en la infidelidad.
SEGUIR LEYENDO “Sentir pudor”

El peligro de la timidez para buscar pareja


Cada persona tiene su modo de ser y la verdad es que lo importante es que cada uno se acepte a sí mismo. Sin embargo, en relación con el amor, la verdad es que es un peligro la timidez excesiva. Es decir, puedes sentirla y vivirla, pero lo que no puedes hacer es dejarte llevar por ella porque en ese caso, nunca actuarías ni harías nada por temor a no ser correspondido. Está claro que la timidez te cierra puertas a la hora de tomar la iniciativa o de mostrar el interés por la otra persona. Es verdad que la personas que tienen esta sersación de vergüenza interior, lo pasan tan mal, que a veces, prefieren evitar este malestar antes que pensar en su meta final.

Pero… ¿Se puede superar la timidez? La realidad es que sí, a base de afrontarla. Al igual que el miedo, la timidez puede crecer sin medida en caso de que no le pongas un límite. Es decir, evita la excusas y arriésgate a nuevas situaciones en las que tengas que conocer gente nueva. Por ejemplo, haz cursos, asiste a conferencias e intenta intercambiar unas palabras aunque sea con la persona que esté sentada a tu lado, saluda a algún desconocido que te encuentres en la calle
SEGUIR LEYENDO “El peligro de la timidez para buscar pareja”

Motivos por los que rechazas una cita


Una cita es, simplemente, un encuentro con una persona que tal vez, puede dar lugar a una sucesión de citas o de planes, o tal vez, también puede que la historia termine ese mismo día. Cuando te proponen una cita, más allá de que tengas ganas, no siempre dices que sí, a veces, dudas e incluso, rechazas la oferta. Detrás de esta actitud puede esconderse el miedo. Miedo a sufrir por amor ya que tal vez, todavía no has curado la herida de una decepción reciente.

Pero a veces, la falta de autoestima adecuada también puede llevarte a rechazar una cita, por ejemplo, cuando te consideras poco atractivo para la otra persona, cuando crees que se puede aburrir contigo, cuando te sientes inseguro al extremo hasta el punto de no saber qué temas de conversación podrás tener. En general, no hay nada que puedas perder por ir a una cita, al revés, tienes mucho que ganar.
SEGUIR LEYENDO “Motivos por los que rechazas una cita”

Luchar contra la timidez


La timidez es sinónimo de pérdida de oportunidades y pérdida de conexiones sociales. Puede ser agobiante, así que debes comenzar a intentar superar este problema que te puede llegar a impedir a conocer al amor de tu vida. ¿Sabes cuál es el problema principal que produce la timidez? Centrarse demasiado en uno mismo. Pensar continuamente que vas a “meter la pata”, que no vas bien vestido y cosas por el estilo, te pueden producir una ansiedad que estropee cualquier situación.

La timidez es en realidad una combinación de ansiedad social más que un condicionamiento social. Para superar la timidez en reuniones con gente (sobre todo si hay alguien que te gusta), lo primero que debes hacer es intentar relajarte. Poco a poco debes conseguir lo que se denomina relajación social. Esto te permitirá dirigir tu atención lejos de ti y comenzar a poner en práctica diferentes habilidades de conversación.

En la mayoría de los casos, la intensificación de las emociones de la vida social puede provocar que surjan miedos en vez de la alegría y la excitación de acudir a un sitio en el que se conocerá a gente nueva. Tranquilízate, ya que socializar es muy agradable, por no decir que es una acción muy productiva en la que se puede encontrar de todo: amor, trabajo, amigos, etc.

Para empezar a reducir la timidez, comienza a pensar en la comodidad del lugar en el que estés y en la espontaneidad y naturalidad de tus acciones. Esto transmitirá una gran confianza social a las personas que estás conociendo. Recuerda: olvídate de ti mismo y presta atención a las conversaciones que estás manteniendo y qué es lo que te están mostrando de sí mismas esas personas.