Recuerdos que te impiden avanzar


Los recuerdos forman parte de esa mochila de vivencias tan especial que cada uno porta de forma metafórica sobre su espalda. Sin embargo, más allá de ser una metáfora, la realidad es que muchas veces, los recuerdos cobran fuerza y vida propia. Así sucede cuando una vivencia pesa demasiado sobre ti hasta el punto de que te causa un gran dolor y sufrimiento meses o años después de haberla vivido. Existen recuerdos que impiden avanzar a la persona que sigue estancada en el ayer y no se abre a la novedad del presente.

En muchas ocasiones, estos recuerdos están vinculados con el amor. Es decir, con personas a las que se ha idealizado en exceso, o también, se puede sufrir por la sensación de creer que nunca más se volverá a sentir amor o a descubrir a una persona especial. Lejos de dramatismos la vida es larga y generalmente, cualquier persona vuelve a enamorarse de nuevo. ¿Qué hacer con todos esos recuerdos que te impiden avanzar?
SEGUIR LEYENDO “Recuerdos que te impiden avanzar”

Momentos que siempre debes recordar


En un periodo de desamor, muchas personas cometen el error de quedarse únicamente con lo malo. Sin embargo, a largo plazo es esencial que aprendas a disfrutar de los grandes momentos que has vivido y los cuides en tu mente. Sencillamente, porque el ser humano se alegra cuando se recrea en los buenos momentos a través del recuerdo y se entristece cuando se obsesiona con los hechos negativos del ayer.

Nunca debes borrar de tu mente todas las citas románticas que has tenido, los inicios de una historia de amor porque son fantásticos, en cierto modo, la vida se llena de magia en esa etapa. Por supuesto, tampoco debes borrar de tu cabeza esas situaciones en las que tu pareja te hizo sentir especial y en donde pensaste que el amor sería eterno. La realidad es que el amor nace con vocación de eternidad más allá de que luego, tristemente, en algunos casos tenga fecha de caducidad. Aprende a ser agradecido a tu pasado porque sólo así podrás recuperarte de verdad de un desamor y conocer a otra persona que de verdad merezca la pena y pueda completarte.
SEGUIR LEYENDO “Momentos que siempre debes recordar”

Combatir los recuerdos


Los recuerdos están ahí, siempre. No puedes aparcarlos aunque quieras porque es difícil olvidar a una persona a la que has querido de verdad y con quien has compartido momentos bonitos. Los recuerdos, además, afloran en el momento más inesperado. Tal vez, después de mucho tiempo, vuelves a tomar un café con un amigo a un lugar en el que estuviste mucho tiempo con tu pareja. Y de pronto, una nube de pasado te envuelve como si nunca se hubiera marchado. Como si, ese nudo en el estómago, volviese estar ahí de nuevo.

Para combatir los recuerdos de forma curiosa, lo primero que debes hacer es afrontarlos. Es decir, si te proteges hasta el extremo de evitar todas aquellas situaciones y lugares que te recuerdan a tu ex, entonces, nunca podrás saber si de verdad superaste la historia. Por el contrario, si te expones al dolor de que te vengan a la mente esos recuerdos, entonces, un día seguro que logras recordar el pasado con toda la naturalidad del mundo y quedándote únicamente con una sensación de agradecimiento.
SEGUIR LEYENDO “Combatir los recuerdos”

Pareja y recuerdos de la infancia


¿Quién no ha soñado de pequeño con el príncipe o la princesa azul? Probablemente por los espacios televisivos infantiles o los cuentos que han llegado a las profundidades de tu diminuto ser, anhelabas el hecho de sentirte arropado en los brazos del ser amado.

Cuando eres niño, ves distante el momento que te unirá a ese hombre o mujer especial. Pero existen los amores de la infancia ¡Son los más puros y auténticos! Repletos de inocencia tienden a desnudar la magia de las emociones y eso conduce a vivir despreocupadamente y con intensidad cada momento. El transcurrir del tiempo pasa volando y enseguida entras de lleno en la adolescencia… Vas a dar el salto en trampolín para atraer sensualmente al sexo opuesto. Y más adelante, ya en una etapa más madura, tal vez lo tengas claro y decidas contraer matrimonio: has conocido el amor en tu piel.

Y es que la mayor parte de los ideales o sentimientos forjados en nuestro corazón con respecto a la pareja deseada, tienen su origen en los recuerdos de la infancia. A veces, aquellos nacidos en una familia donde triunfa el verdadero amor buscan algo similar que trasladar a su relación. A otros les cuesta creer en la idea del amor ya que su experiencia ha estado salpicada por ser el hijo de un matrimonio cuyos integrantes siguen juntos pese a no soportarse. Probablemente éste no se ate a nada ni nadie porque no quiere acabar como sus padres: desgraciados y amargados. Finalmente los hijos de padres divorciados tienen conciencia de que los príncipes azules no existen. La pasión es algo que no dura eternamente pero sí se puede transformar en bello cariño y comprensión y por ello mantenerlo en el seno de la pareja, o bien, en una amistad.

Amores del ayer


Miles de recuerdos amontonados en el corazón…Acabas de encontrarte con un antiguo amor, es inevitable volver a poner a flor de piel sentimientos desprendidos de experiencias que siempre permanecen.

Es muy probable que el modo en qué afrontes este tipo de encuentros casuales dependerá si en tu vida sentimental hay asentado un fuerte amor o, por el contrario, pasas por momentos solitarios. Pero, incluso, en ambas situaciones puede suceder no tener cerrado bien un capítulo del pasado que ahora te hace sentir nuevo, aunque sea de forma pasajera.

La recomendación es abandonar los apegos que te hacen sufrir o te ponen en situaciones comprometidas ¿Estás atrapado por el pasado? Entonces sería bueno que te sometieras a un psicoanálisis para dar con las razones y de este modo lograr un paso adelante. Lo que importa es el presente, “carpe diem” y si en los momentos actuales eres bien correspondido y disfrutas de plenitud en la pareja, ¿para qué complicarse la vida o complicársela al otro?

Cuando seleccionas a una pareja cobran un peso relevante los comportamientos pasados de familia, el trato recibido de los padres, los hermanos, los tíos, los abuelos. Hay que romper el ciclo de un ayer borrascoso: ¡Se puede conseguir! Una relación de pareja no se merece pasar por multitud de problemas salpicados de inestabilidad. De generación en generación los patrones de conducta se van reproduciendo: las conductas incorrectas probablemente serán imitadas por los hijos.

Lo mejor es revivir juntos el pasado de un modo únicamente amistoso. En numerosas ocasiones se logra “quedar bien” con el ex y aunque en el instante de la ruptura hay que cicatrizar heridas, con el paso de los años puede aflorar una bella amistad.

Buda nos dejó claro que

la felicidad y la desdicha dependen de cómo afrontemos los acontecimientos, no de la naturaleza de los acontecimientos en sí.

Recordar tiempos pasados


Cuando te embarcas en una nueva relación de amorosa, todo es demasiado maravilloso. Algunas personas admiten que la embriaguez del amor es mucho más fuerte y mucho más agradable que cualquier otra sensación. Cuando empiezas a salir con alguien, todo es excelente y cada cosa que encuentra a tu alrededor te parece romántica. Pero poco a poco, se llega a un punto en el que las chispas del romanticismo comienzan a desvanecerse, y tu relación comienza a arrastrar presiones de vuestra vida cotidiana.

En ese momento, es necesario que comiencen a reavivar esas chispas para volver a recuperar a tu pareja. Aquí tienes unos consejos que te pueden ayudar:
SEGUIR LEYENDO “Recordar tiempos pasados”