Las reconciliaciones de pareja


Las reconciliaciones de pareja son muy dulces, son un momento de unión total entre dos personas que han estado distanciadas a nivel emocional como consecuencia de una discusión o de un momento de tensión. Cuanto mayor tiempo de silencio ha habido entres dos personas que se quieren, más sensación de paz se tiene al recuperar de nuevo la tranquilidad junto al ser amado. Detrás de las reconciliaciones también existe una gran lección: el amor tiene que alimentarse con humildad porque si cada uno se deja llevar por la soberbia de no pedir perdón, entonces, será imposible vivir ese momento tan único entre los dos.
SEGUIR LEYENDO “Las reconciliaciones de pareja”

Reconcíliate con tu ex pareja


No toda la vida vas a guardar odio y resentimiento hacia esa persona que te hirió profundamente. También has de reconocer que en “esa ruptura” dejaste aspectos peyorativos de tu persona. Cuando las cosas no funcionan es cosa de dos… Y culpabilizar de todo al otro es un grave error que sólo genera más insatisfacción personal.

Si deseas reconciliarte es porque te has peleado con alguien y una parte de ti no desea mantener esa pelea.

Todas las relaciones de pareja tarde o temprano discuten, al menos una vez en la vida. Sin ninguna duda, sentirse enamorado y atraído por alguien es una de las experiencias más cotizadas en la vida, pero el precio que pagas por esta euforia es el resentimiento. Y en el 99,99 % de los casos, la desilusión llama a tu puerta.

Lo más habitual que habrás experimentado en cualquier relación que hayas tenido, es que tu atracción inicial se transformó en rechazo, en discusiones, en pleitos, en ruptura o, en el mejor de los casos, la has transformado en una insatisfacción personal silenciosa que sostienes por miedo a estar sin alguien a tu lado o porque te sientes incapaz de hacer algo distinto por ti mismo, o en una nueva relación.

El experto en coaching para relaciones de pareja, Óscar Durán-Yates, te lo explica del siguiente modo:

Reconciliarte con tu ex pareja es amistarte interiormente con la parte de ti que condenas, y para eso no necesitas volver a ver o llamar a tu ex pareja. Reconciliarte con tu pareja es reconciliarte contigo pero no significa necesariamente continuar con la relación. Y reconciliarte contigo es reconocer en ti los aspectos positivos y negativos que niegas tener. Si los reconoces en ti, los puedes abrazar, si los abrazas los puedes amar. Solamente si los amas en ti, los amarás en cualquier persona que sea tu pareja.