Rabia que no se acaba


Rabia que no se acaba: ese es el indicio principal de una historia de desamor que no se ha terminado de aceptar. Y es que la rabia puede durar años, tanto como quiera uno mismo. Entre otras cosas porque el desencanto, y la pena a veces, puede alimentartarse a través del pensamiento negativo, del miedo de no volver a encontrar a una persona especial, porque la realidad es que existe una enorme presión social con el tema de encontrar pareja en la juventud.

Por suerte, si abres los ojos verás que debes dejar de lado prejuicios sociales porque gente de todas las edades se empareja en algún momento. Pero especialmente, es positivo aprender a vivir asumiendo la propia historia de cada uno. Y es que, no vale la pena alimentar un desamor durante siglos porque entonces perderás toda tu energía vital en ello. Nada más lejos de la realidad es preferible caminar de la mano de la esperanza y de la ilusión en el futuro.
SEGUIR LEYENDO “Rabia que no se acaba”