La petición de mano


La pedida de mano de la novia, es una formalidad que tiene su origen en el consentimiento que necesitaban las futuras esposas de su progenitor para poder contraer matrimonio, y en el que se “negociaba” o “arreglaba” el matrimonio de la hija.

En la actualidad, solamente es un acto de carácter familiar sin ningún otro tipo de pretensión o de petición de permiso. Ahora se lleva a cabo para que se reúnan los padres y familiares de ambos novios y se conozcan y convivan antes de la boda.

También se pretende formalizar socialmente la relación de los novios adquiriendo el compromiso de contraer matrimonio y fijar la fecha de la boda.

En el día fijado para la petición de mano, los padres del novio acuden con su hijo a casa de los padres de la novia para “pedir la mano” de ésta para su hijo.
Normalmente los padres de ella organizan una cena o comida en su casa. Es más común una comida, aunque también hay quienes deciden celebrarla en restaurantes u hoteles.

Después de comer, los novios se intercambian regalos. Sólo los novios se regalan y no se debe hacer ningún tipo de regalo por parte de padres o hermanos. Tradicionalmente la novia obsequia con un reloj al novio, mientras que este, le entrega el anillo de compromiso, con un diamante o piedra preciosa.

En lugar del anillo también puede regalarse un brazalete. Después del intercambio de regalos, se acostumbra a que el padre de la novia proponga un brindis por la felicidad de los futuros contrayentes. En caso de que el padre de la novia o del novio haya fallecido, tomará su lugar el primogénito o el familiar más allegado.