Reacciones habituales en un enfado de pareja


Un enfado es una situación de tensión en una pareja y cada uno reacciona de una forma diferente. Puede suceder que bajo el efecto de la ira termines diciendo algo que en realidad no piensas de verdad. O que preferirías haberte guardado para ti. En ese caso, las cosas se complican de una forma inevitable por lo que algunos consideran un arrebato de sinceridad. Y que sin embargo, tiene otro nombre: ira.

Por otro lado, también se puede producir la situación opuesta. Que tras una discusión fuerte la otra persona reaccione con total indiferencia hasta el punto de que no hable, evite coger el teléfono, mantenga un silencio que hiere más que mil palabras… Esta es una de la situaciones más tensas puesto que el otro se siente como si tuviera que ablandar el corazón ajeno sin saber cómo.
SEGUIR LEYENDO “Reacciones habituales en un enfado de pareja”

Fomenta tu autoestima después de la ruptura


Después de la ruptura, o el rechazo amoroso, muchas personas cometen el error de dejar que su autoestima se venga abajo. Ponen su valor en la decisión del otro y de este modo, les parece imposible volver a sonreír a la vida. Créeme, por grande que sea tu dolor, existen mil razones para seguir adelante y disfrutar. De hecho, en medio de tu malestar, seguro que hay personas que pueden ayudarte más de lo que piensas. ¿Cómo se debe fomentar la autoestima después de una ruptura?

En primer lugar, debes pensar en positivo en relación con el camino que tienes por delante. Es verdad que tu destino se presenta lleno de incógnitas, pero dicha incertidumbre es buena. Siéntete afortunado por no saber quién ocupará tu corazón dentro de dos años. Déjate sorprender por la vida, deja que todo vaya pasando con normalidad. Incluso, no pongas tu meta en un nuevo amor y deja de ver la soltería como algo negativo.
SEGUIR LEYENDO “Fomenta tu autoestima después de la ruptura”

Evita la ironía en las peleas de pareja


Es normal que más allá de que una pareja se quiera mucho pueda tener discusiones por diferencias de opinión u otro tipo de temas. De hecho, el modo en que una pareja tiene de resolver una pelea verbal también muestra el grado de amor y de madurez de una relación. Una discusión no es una batalla emocional en la que el uno debe ganar al contrario. Al revés, en una reconciliación se trata de que los dos salgan ganando. Sencillamente, porque en el caso de que tengas que hacer algo por tu pareja que no te apetece hacer, deberías disfrutar sencillamente, por el hecho de saber que le estás haciendo un bien porque es algo que ella desea.

En las discusiones de pareja existe el peligro de utilizar la ironía. Algo que puede llegar a resultar muy molesto para algunas personas porque se trata de un tipo de manejo del lenguaje en el que en vez de aclarar el mensaje se distorsiona totalmente. Para ello, intenta ser sencillo a la hora de decir las cosas, breve y, por supuesto, siempre será mejor que hables desde el “yo”. Es decir, utiliza la primera persona para exteriorizar cómo te has sentido.
SEGUIR LEYENDO “Evita la ironía en las peleas de pareja”

Cuándo y cómo resolver una pelea de pareja


El orgullo interfiere en más de una ocasión en medio de las discusiones de pareja. Por ejemplo, sería un error que siempre tenga que ser la misma persona quien se decide a dar el paso de pedir perdón y apostar por la reconciliación. Una pareja es una relación de dos en la que se debe aprender a dar y a recibir de forma equitativa por ambas partes.

En primer lugar, también es importante entender que las peleas deben servir para algo: es decir, para obtener una lección o un aprendizaje. Si no aprendes nada de ellas, entonces corres el peligro de reñir con tu pareja por pura inercia y por rutina. Y aunque es verdad es que las diferencias también enriquecen desde un punto de vista emocional, todo ello debe darse con moderación, claro está.

Siempre es bueno solucionar las discusiones al momento, y si no al momento, lo antes posible. Es decir, no dejar que vayan pasando los días y el resentimiento vaya alimentando la relación. Es importante buscar el momento adecuado, sin duda, es necesario que ambos se hayan tranquilizado y puedan tener la mente en calma para hablar con total naturalidad de lo sucedido.

Siempre debes evitar las descalificaciones hacia tu pareja, habla en primera persona, es decir, di cómo te has sentido y qué es lo que te ha molestado en concreto ya que así te será más fácil que el otro te entienda. Una pelea puede tener una causa de mayor o menor importancia. Dependiendo de la causa, también será diferente la discusión, sin embargo, y aunque estamos muy acostumbrados a comprendernos a nosotros mismos sería excelente dar el paso de aprender a comprender al otro. Y especialmente, perder el miedo a no tener la razón.