El amor es un impulso para ser feliz


Cada persona es diferente, única e irrepetible, sin embargo, existen sentimientos universales en el corazón humano: el deseo de ser feliz es un motor de autorrealización a cualquier edad. El amor en cualquiera de sus formas es un impulso vital para ser feliz aquí y ahora: la amistad, la relación de pareja, los vínculos familiares, el compañerismo en el trabajo, la solidaridad de la práctica del voluntariado, el amor a la vida, la autoestima como amor propio son una proyección particular del sentimiento general del amor. Lo más importante es estar enamorado de la vida para dibujar con colores vitales el camino de la existencia.
SEGUIR LEYENDO “El amor es un impulso para ser feliz”

Encontrar el amor: una meta posible


Encontrar el amor es un objetivo real, y alcanzable. Sin embargo, muchas personas, se comportan como si no lo fuera, sencillamente, porque han perdido la esperanza después de varias decepciones. Existen frases que no son nada justas, ni realistas, y sin embargo, muchas veces se utilizan en una situación de desencanto. Por ejemplo, seguro que en alguna ocasión, has escuchado decir a alguien de tu entorno que “todos los hombres son iguales”. La realidad es que para encontrar el amor, previamente, debes creer en él. Ser consciente de que existe y que además, tienes ganas de que llegue a tu vida para transformar tu presente y darte más ilusión.

Para encontrar el amor, debes analizar si tu actitud es la adecuada. Para ello, intenta ser más sociable, disfruta de los planes de grupo y no evites ir a aquellas reuniones en las que puede haber gente que no conoces. La realidad es que si no estás receptivo para conocer nuevas personas, entonces, reduces tu círculo mucho más.
SEGUIR LEYENDO “Encontrar el amor: una meta posible”

Motivación para luchar de verdad


En las películas nos muestran historias que son muy sencillas. Chico conoce a chica, prácticamente, al momento, ambos se dan cuenta que se gustan y tienen su primera cita. Pero… ¿La ficción refleja la realidad? En muy pocos casos. Para empezar, porque en la vida real cada persona tiene su ritmo, pero además, porque la timidez y los miedos afloran al cien por cien cuando te encuentras con una persona que te interesa de verdad.

Por tanto hay que tener mucho cuidado a la hora de no caer en el racionalismo absoluto porque los miedos matan los sentimientos de raíz. Es decir, en caso de tener mucho miedo puedes equivocarte al creer que ya no sientes nada por el otro cuando en realidad es tu propia mente la que no te deja sentir porque el corazón ha quedado desbordado de ideas negativas y de juicios de valor que te llevan a creer que te encuentras ante un imposible. Pues bien, de eso nada. Sólo será imposible si no haces nada porque sea posible. Es decir, si no das muestras de interés y no te demuestras que eres capaz de exponerte al rechazo porque tú eres mucho más fuerte de lo que piensas.
SEGUIR LEYENDO “Motivación para luchar de verdad”