Implícate con medida


Implicarte en una historia es muy positivo pero no al punto de dejarte a ti mismo de lado, es decir, de centrar todo tu mundo, tu universo y tu vida en la otra persona. Conviene encontrar el equilibrio entre dar y recibir, de lo contrario, llega un punto en que puedes desgastarte y sentirte frustrado por no haber hecho todo lo que podías haber hecho en tu vida, en tu presente y en otros ámbitos. Es decir, el peligro de implicarte demasiado en una historia es que puedes dejar de lado otras áreas, como por ejemplo, amigos, familia, tu propia autonomía…
SEGUIR LEYENDO “Implícate con medida”