Hombres que sufren


Los comportamientos violentos han estado ligados generalmente al género masculino, sin embargo el maltrato a hombres es una realidad que se está produciendo en nuestra sociedad. La percepción común es que los hombres nunca son las víctimas de la violencia doméstica. Y todos hemos de aproximarnos de manera más equilibrada al problema.

Existe una poderosa tendencia, fuertemente arraigada en España, que pretende reducir el término “violencia” a la que ejercen los hombres y padecen las mujeres, negando así cualquier opción a que la situación sea la opuesta. Por ejemplo, el número de hombres maltratados por sus esposas supera al de las mujeres golpeadas por sus maridos en Estados Unidos.
SEGUIR LEYENDO “Hombres que sufren”

Maltrato emocional

mujer
La mayoría de las mujeres no se dan cuenta de cuando comienzan los abusos emocionales por parte de sus parejas. Este tipo de abuso es difícil de detectar, ya que, comienza de manera muy sutil y son detalles que no se toman en cuenta. Un reciente estudio señala que en casi un tercio de los matrimonios, el marido abusa emocionalmente de la mujer y que casi, un 20% de estas mujeres no se dan cuenta.
SEGUIR LEYENDO “Maltrato emocional”

Stop al maltrato psicológico


El maltrato psicológico consiste en una serie de actitudes cuya finalidad es despertar en la otra persona sentimientos y emociones negativas como vergüenza, miedo, rabia, angustia, impotencia, humillación, etc.

Pero para considerar que existe maltrato psicológico en la relación de pareja, las agresiones deben ser constantes y repetidas a lo largo de cierto tiempo, no pudiendo considerarlo cuando se trate de un incidente puntual o aislado.

El inicio depende de las personas que compongan la relación y de diversas circunstancias. En algunos casos es en el noviazgo donde se comienza a dar muestras de violencia psicológica, pudiendo manifestarse en cualquier momento de su relación.

¿Qué características tiene el maltrato psicológico?
Celos posesivos y enfermizos hacia la víctima.
Insultos, gritos y comentarios despectivos machistas si la víctima es mujer, o feministas, si es hombre.
Amenazas con daño físico o abandono.
– Presionar o chantajear a la víctima para tener relaciones sexuales con ella, no estando ésta muy conforme en la mayoría de los casos, pero suele ceder por miedo.
– Golpes a objetos, puertas, etc; para intimidar a la víctima.
Espiar y seguir constantemente los movimientos de la persona maltratada.
– Limitar el contacto con familiares o amigos.
– Insistencia en la poca valía del maltratado/a y en su poca capacidad para hacer bien las cosas.
Desanimar a la víctima para que no luche por lo que quiera impidiendo su promoción personal y profesional.

Para salir de esta situación es muy importante que la víctima entienda que no es culpable del trato que recibe, que no se merece las faltas de respeto, insultos, desvalorizaciones y desprecios .
Para ello el apoyo familiar ayuda a que la víctima comience a percibir otra realidad donde se le trate como se merece: con respeto y dignidad.