Enamora con tu ingenuidad


Existen algunas personas que tienen una ingenuidad muy bonita, en cierto modo, se entiende como una frescura que logra atrapar a los demás. Y es que, no es habitual que alguien después de los treinta años cuando ya ha tenido decepciones y dolor, logre mantener intacta su fe y su confianza plena en los demás. De este modo, muchas personas empiezan a ponerse corazas y a protegerse de los demás para evitar volver a sufrir.

Sin embargo, la ingenuidad también tiene su peligro cuando no tiene límite. Es decir, no puedes confiar en la primera persona que se cruza en tu camino, simplemente, porque ha sido amable contigo. Debes dar tiempo al tiempo, tener paciencia, observar el modo de ser del otro y su forma de actuar.
SEGUIR LEYENDO “Enamora con tu ingenuidad”