Relaciones basadas en la igualdad


Una relación no siempre está basa en la igualdad. Así sucede, por ejemplo, en aquellos casos en los que él o ella tiene complejo de superioridad. En esta situación, se dejará llevar por la soberbia y la vanidad de creer que siempre tiene la razón sin tener en cuenta las necesidades reales del otro porque se cree el centro del mundo. Es muy difícil convivir con alguien que se creer perfecto. Pues bien, también puede darse la situación contraria, es decir, que alguno de los miembros de la pareja sufra complejo de inferioridad, es decir, se compare y se crea menos que el otro: menos guapo, menos inteligente, menos interesante… ¿Imaginas convivir con alguien que se valora tan poco?

Pues bien, estos ejemplos sirven para mostrar que cualquier relación saludable debe estar basada en la igualdad y en la equidad. En el convencimiento absoluto de que nadie es más que nadie. Al revés, una pareja es un trabajo de equipo en el que los dos son igual de importantes.
SEGUIR LEYENDO “Relaciones basadas en la igualdad”

No compares a tu pareja con tu ex


Una comparación siempre resulta injusta, especialmente, cuando hablamos de personas. Cuando te pones a comparar en tu mente a tu actual pareja con tu ex, estás cometiendo el error de pensar que uno es mejor que otro. Y si le comparas con tu ex, es porque tienes a esa persona de tu pasado como un modelo de referencia en el amor. Es decir, le has idealizado de tal forma, que ya nadie puede estar a su altura.

Esta comparación, resulta muy injusta para tu actual pareja y además, te impide disfrutar de la realidad de tu historia presente. Cuando te pones a comparar a tu pareja con tu ex, lo que deberías hacer es pensar y recordar los motivos por los que finalizó vuestra relación, qué sucedió y qué defectos tenía él que no te hacían sentir bien. Así tomarás una perspectiva más real de tu pasado desde un punto de vista presente.
SEGUIR LEYENDO “No compares a tu pareja con tu ex”