Cuatro ideas para encontrar a tu alma gemela


Encontrar el amor verdadero que sea tu complemento ideal puede que no sea una labor sencilla, pero tampoco resulta imposible. Simplemente, tienes que tener paciencia y no conformarte con cualquier persona que te haga más llevadera la soledad. Merece la pena esperar si crees que no te has enamorado. ¿Cómo puedes encontrar a tu alma gemela?
SEGUIR LEYENDO “Cuatro ideas para encontrar a tu alma gemela”

Somos almas gemelas


Hay una gran variedad de clases de parejas. Por un lado están las compuestas por dos miembros totalmente opuestos pero que se complementan entre sí.
También existen aquellas en las que las dos personas son distintas pero tienen afinidades.

Y entre otros casos, nos encontramos a aquellos enamorados tan similares, que aunque lleven poso tiempo de relación tienen la sensación de llevar toda una vida juntos, y cuando se conocieron tenían la impresión de conocerse desde hace tiempo.

Es inevitable que exista una atracción magnética entre dos almas que son afines, y aunque no siempre encuentren al ser ideal, hay personas que viven este maravilloso fenómeno por lo menos una vez su vida.

Puede ocurrir que hayamos vivido la experiencia sin saberlo, porque la afinidad suele ser tan sutil que nuestro ego no llegue a reconocer la presencia de esa otra parte de nuestro ser.

Las almas gemelas tienen los mismos intereses y su atracción no es sólo física o sexual sino que también deja paso a la ternura. Suelen dejarse llevar por un deseo de crecer espiritual e intelectualmente.
No existe entre ellas el egoísmo ni la individualidad y se complementan en todos los sentidos.

Se aceptan, se respetan, hacen planes para el futuro y se quieren como son.
Se atraerán más fácilmente cuando los dos tienen buen humor, son activos, vivaces y conversan largamente. Buscan el éxtasis y lo disfrutan. Se dan cuenta de que aunque antes de conocerse estuvieron separadas, han estado buscándose siempre.

Ahora comprenden el por qué de la espera, por qué la alegría de vivir y por qué los corazones no se cerraron a la llegada del amor. Sus experiencias pasadas les sirvieron para la preparación del reencuentro.

Si tu pareja y tú estáis en éste nivel de enamoramiento y afinidad, aprovechad los momentos de felicidad que aún os quedan por vivir.