Aprender a perder


Existe un sentimiento bastante universal en el ser humano. El de sentir dolor, sufrimiento, decepción y angustia ante un fracaso. Sin embargo, esa palabra que pesa como una losa sobre la mente humana, muchas veces no es en sí misma un fracaso. Es decir, hay que diferenciar un hecho que depende únicamente de tu voluntad de aquello que no puedes controlar al cien por cien.

Algo en lo que interfieren otras muchas personas. Así sucede, por ejemplo, en el amor que para ser correspondido implica un trabajo de dos. En ese caso, nadie manda en el otro, es imposible acceder a su conciencia… Por ello, nadie que intenta amar fracasa más allá de que el resultado no sea el esperado.
SEGUIR LEYENDO “Aprender a perder”

Para ganar, también hay que perder en el amor


El ser humano realiza diferentes apuestas a lo largo de su vida. Apuestas que pueden ser arriesgadas, especialmente, cuando pone en juego algo que quiere y que desea de verdad. Pues bien, en el amor, también debes tener la madurez necesaria para asumir que para ganar, es decir, para encontrar a tu media naranja, también debes estar dispuesto a perder, aunque te duela. Ten por seguro que incluso de las experiencias más dolorosas, del rechazo y del abandono, también podrás tener un mensaje positivo a nivel interior.

De hecho, seguro que en algún momento te ha pasado que con la perspectiva del tiempo no sabes qué pudo hacer que te fijaras en una persona de la que en su momento estuviste muy enamorado. La realidad es que tus gustos van cambiando porque tú mismo vas evolucionando y tus prioridades e intereses cambian. Algo que es importante dentro del proceso de madurez.
SEGUIR LEYENDO “Para ganar, también hay que perder en el amor”