No planifiques tu futuro sentimental


En ocasiones, las ganas de una persona de tener un proyecto de vida, hacen que se adelante al mañana. De este modo, muchas personas jóvenes sueñan con cómo será su vida en la etapa adulta, imaginan el día de su boda y cómo será su príncipe azul. Sin embargo, la mente y la realidad, en ocasiones, tienen poco que ver. Es decir, lo mejor, es aprender a vivir el día a día y aceptar las cosas tal y como vienen.
SEGUIR LEYENDO “No planifiques tu futuro sentimental”

Consejos para vivir el presente de una historia de amor


En el amor, puede existir la tendencia de pensar demasiado en el futuro, sin embargo, esta tendencia no es buena. Por dos motivos fundamentales: en primer lugar, nadie sabe qué pasará mañana, pero además, aquellos que actúan de este modo, desperdician el presente sin darle valor. ¿Cómo cambiar de actitud para aprovechar más y mejor el ahora de una relación? En primer lugar, haciendo que cada día merezca la pena.

En vez de gastar energía emocional en dar vueltas a la cabeza en relación con asuntos que todavía no han llegado, es mejor apostar por la creatividad de sorprender hoy mismo a la persona amada, hacerle un regalo, proponer planes nuevos, estar tiempo en común, ayudarle en lo bueno y en lo malo, quererle un poco más, decirle cosas bonitas… Esta energía influye de una forma muy positiva en la relación de pareja que se fortalece a través de los pequeños detalles y en cambio, muere al compás de la indiferencia.
SEGUIR LEYENDO “Consejos para vivir el presente de una historia de amor”

Tu presente no determina tu futuro sentimental


Debes vivir el presente pero con gran convicción y firmeza en que tu futuro puede ser mejor todavía. No vivas con la angustia de sentir que el mañana puede ser peor que el hoy. Lo cierto es que existen personas que viven la mejor etapa de su vida a partir de la jubilación. También existen casos de personas que se casan a los cincuenta años después de acumular un buen número de decepciones en su corazón. La media naranja llega cuando menos lo esperas, por tanto, tienes todo un futuro para resolver la incógnita de quién será la persona elegida. Pero no tengas miedo de quedarte solo porque entonces, sentirás la angustia de la tristeza y el pánico.

Pasado, presente y futuro se suceden de una forma lógica en la línea de la vida pero también, en la línea curva del amor. Una línea en la que hay momentos dulces, amargos, eternos, breves, únicos, irrepetibles… y otros, que también te gustaría poder borrar.
SEGUIR LEYENDO “Tu presente no determina tu futuro sentimental”

Plantearse un futuro financiero


Con la crisis financiera en curso, ha llegado el momento de plantearse un futuro financiero. Tú y tu pareja debéis sentaros y pensar como podéis mejorar vuestra economía para que esta no os amargue vuestra vida en común. Si todavía no tenéis unos buenos planes de financiación para vuestro futuro o, simplemente, vuestras finanzas son caóticas, ha llegado el momento de ordenar vuestra vida financiera.

Es curioso ver como en estos casos, muchas veces son los hombres los que se preocupan de poder vivir la madurez junto a sus parejas de forma despreocupada. Aunque la economía de la casa la suelen llevar las mujeres, la mayoría de los hombres, una vez sobrepasan la barrera de los 30 se centran más en la contratación de seguros de vida. Ellos suelen ser los encargados de evaluar y adquirir un seguro que les proporcione una tranquilidad inmediata.

Muy probablemente, este desinterés mostrado por las mujeres a la hora de contratar seguros, podría venir por la falta de tiempo y ganas de ponerse a comprara los innumerables contratos y empresas que hay en el sector. Lo mejor, es que los dos os busquéis un buen asesor que os pueda aconsejar qué tipo de seguro es el que más os conviene y cual puede cubrir mejor vuestras necesidades financieras en un futuro no muy lejano.

Recordad que los problemas médicos pueden ocurrir en cualquier momento, y que no debéis estar indefensos a la hora de luchar contra ellos. Buscad un buen seguro médico que se encargue de cubrir todos los gastos en caso de accidente o enfermedad. Por último, no os olvidéis de los planes de pensiones que os podrán ayudar cuando seáis mayores.