La filosofía del amor


El amor es un sentimiento pero a la vez, cuando es verdadero y se convierte en un proyecto de futuro, también es una decisión basada en la razón. Una promesa de respeto y de lealtad a la otra persona que deberás mantener más allá de las tentaciones habituales que puedes sentir en algún momento (atracción por alguien que no es tu pareja). Cualquier persona se siente bien cuando sabe que es correspondida por el otro, y de hecho, en el enamoramiento es habitual sentir emociones tan especiales como es nerviosismo o el cosquilleo en el estómago de saber que vas a ver al otro, mariposas en el estómago o incluso, también miedo de que algo falle y la historia no termine de cuajar.

Por otra parte, el amor también tiene un elevado grado de misterio ya que resulta inexplicable saber por qué te enamoras de una persona en concreto y no de otra. Pero todavía es más inexplicable que dos personas se encuentren en algún momento y sientan lo mismo. Está claro que el sentimiento no siempre surge de una forma automática por ambas partes, por ello, a veces, el amor pasa por una etapa previa de amistad.
SEGUIR LEYENDO “La filosofía del amor”

La ética del verdadero amor


La ética es una parte de la filosofía. La ciencia que versa sobre el obrar correcto, es decir, fundado en valores adecuados de conducta. Sin embargo, la realidad es que cada persona tiene sus propios valores y todavía más en la sociedad actual en la que parece que estamos siendo víctimas del relativismo ético, es decir, del “todo vale” en función de la opinión o el apetecer. Más allá de esta cuestión, así como es esencial tener ética en el trabajo, todavía lo es más en el amor en tanto que las relaciones personas se destruyen al compás de la vanidad, la soberbia o el cariño inadecuado.

Por ello, es esencial aprender a querer mejor a la pareja. ¿Cómo? Esperando menos de ella y dando más. Es decir, dejando de exigir sin medida para entender que la libertad es una de las claves necesarias en una pareja. En el amor, nadie es propiedad de nadie, simplemente, se crea una relación de amor y de respeto.
SEGUIR LEYENDO “La ética del verdadero amor”