Divorcios de cine


Muchos se preguntarán qué les ocurre a las actrices y los actores consagrados con sus relaciones amorosas. Hasta las parejas más consolidadas acaban en ruptura ¿Será la rutina, un cambio de sentimientos, un giro completo a sus vidas…?

A continuación os presentamos parejas que han tenido que enfrentarse a todos los trámites burocráticos que supone un divorcio y/o al duro trance emocional que implica el hecho de que una relación sentimental finalice.

Después de más de veinte años juntos Susan Sarandon y Tim Robbins han decidido poner punto final a su trayectoria como pareja. La noticia ha impactado mucho ya que se trata de una de las relaciones más duraderas de Hollywood.

La ruptura de Jennifer Aniston y John Mayer no ha causado tanto asombro, ya que era una relación presidida por muchos cambios de actitudes y bastante inestabilidad.

Pero hay parejas que rompen de forma amistosa y de mutuo acuerdo. Como es el caso de Imanol Arias y Pastora Vega. Una de las parejas más sólidas del mundo de los famosos en España, sus 25 años de convivencia dan prueba de ello.

Y hay parejas que continúan juntas como Vanessa Paradis y Johnny Depp. En 1998 la actriz y cantante francesa caló hondo en el corazón del actor estadounidense. La pareja no está casada y tiene dos hijos.

Si indagamos en la historia del cine, fue sonado el romance entre Lauren Bacall y Humphrey Bogart. Con sólo 19 añitos, ella quedó impresionada por el actor de 44 años durante el rodaje de “Tener o no tener”. Pronto contrajeron matrimonio y constituyeron una de las parejas más famosas de Hollywood. Cuando él estaba muriendo de cáncer la actriz inició una relación con un amigo de Bogart, Frank Sinatra. Justo un año después de enviudar la actriz, Sinatra le propuso matrimonio. Ella aceptó. Pero como no le gustaba airear su vida privada en la prensa, dio por roto el compromiso.