Cómo tomar la decisión de casarte


Es verdad que una pareja que se casa tiene la posibilidad de separarse si la relación no funciona. Sin embargo, dar el sí quiero teniendo este pensamiento en mente no es un buen síntoma de confianza en esa historia de amor. La decisión de una boda es una de las que mayor impacto tiene en la biografía personal. Es una decisión que tiene consecuencias de futuro, por tanto, es conveniente que te tomes este paso lo suficientemente en serio como para estar totalmente seguro de lo que quieres. Existen algunas preguntas que pueden ayudarte a aclarar tus sentimientos.
SEGUIR LEYENDO “Cómo tomar la decisión de casarte”

Tomar decisiones en situaciones difíciles


Existen situaciones difíciles en las que la persona se siente insegura al no saber qué opción tomar y qué camino es el mejor. La dificultad en la mayoría de las ocasiones reside en los cambios que traerá consigo esa decisión. Existe un apego a la zona de confort que nos hace sentir muy cómodos en ella pero también debemos recordar que aquello que está fuera de esta zona conocida puede ser mejor todavía. Una situación difícil puede tomarse sin que exista un conflicto concreto: romper una relación de pareja, dar el paso de comenzar a salir con una persona tras haber vivido una decepción previa, contar o no a la pareja una infidelidad, reconocer la propia infelicidad, tomar decisiones para dejar de estar solo, afrontar un cambio de trabajo. ¿Cómo tomar decisiones difíciles?
SEGUIR LEYENDO “Tomar decisiones en situaciones difíciles”

Tomar decisiones en pareja


No importa lo grande que sea el amor, hay veces en las que las parejas no son capaces de ponerse de acuerdo. A veces, las decisiones más tontas son las que más problemas traen a una pareja. Sea cual sea el motivo, cualquiera de los dos puede quedar como un auténtico egoísta. Ante un problema de decisión, debes mostrarte tranquilo y aportar tus argumentos de manera razonable.

Si tú y tu pareja os encontráis ante un callejón sin salida, lo primero que debes hacer es decidir lo verdaderamente importante que es la decisión que vais a tomar. Está claro que no es igual decidir el color de un coche que queréis compara, que decidir si queréis iros a vivir juntos ¿no crees? Si después de analizar la situación, ves que la decisión no es tan importante, cede y deja que tu pareja sea la que tenga la última palabra.
SEGUIR LEYENDO “Tomar decisiones en pareja”

Posponer una decisión amorosa


¿Has escuchado alguna vez la palabra procastinar? Procastinar significa posponer o aplazar. Esto es lo que muchas veces se hace cuando se debe tomar una decisión. A veces, las decisiones que más tiempo se aplazan son las relacionadas con el amor. Este aplazamiento de decisiones, puede traer a la pareja una época nada fácil de sobrellevar.

Muchas veces, puedes pensar que tienes todo bajo control pero, tu pareja puede llegar un día y proponerte algo que no estaba dentro de tus planes. ¿Qué hacer entonces? Esta situación puede abrumarte y estresarte fácilmente si no tomas una decisión rápidamente. Algunas personas deciden posponer la toma de una decisión final pero, como te comentábamos hay temas amorosos que no se pueden aplazar mucho tiempo. Si tu pareja te pide un tiempo para reflexionar sobre vuestra relación, lo que no puedes es decir que ya le dirás lo que piensas.
SEGUIR LEYENDO “Posponer una decisión amorosa”

Motivos por los que casarse


¿Por qué casarse? Esa es una pregunta que puede tener miles de respuestas. Actualmente casarse, se ha convertido en todo un reto ya que los últimos estudios realizados sobre este tema indican que casi el 40% de las parejas que deciden casarse, terminan divorciándose. Así que, antes de tomar la decisión final, recuerda que tienes un 60% de probabilidades de que tu matrimonio salga bien.

Todavía hay mucha gente que cree firmemente en la institución del matrimonio. Una de las razones principales de la toma de esta decisión es un pequeño mito social en el que se da vía libre a la convivencia de la pareja de manera conjunta. Parece que casarse es una especie de permiso para poder vivir junto a la pareja elegida. Poco a poco, este mito va desapareciendo. Seguro que conoces más parejas que viven juntas sin estar casadas que las que ya han firmado el papel, ¿verdad?

Obviamente, si estás pensando en casarte, lo primero que debes hacerte es evitar las presiones sociales. Estas presiones pueden hacer bastante daño a la pareja y está claro que no va a pensar lo mismo tu abuela de 70 años que un primo tuyo mucho más joven. Comenzar a tener hijos es otra de las razones por las que muchos deciden casarse. Esto no es estrictamente necesario, ya que biológicamente todo sigue igual con boda que sin ella.

Los motivos religiosos, también tienen mucho que ver con la toma de esta importante decisión. Vuestras creencias os ayudarán a elegir que es lo que deseáis o no. Sobre este tema deberéis hablar bastante ya que no tenéis por qué tener las mismas creencias.