Evita el daño innecesario


En los actos humanos, somos más conscientes del daño y del dolor cuando nos ponemos en posición de víctimas. Es decir, cuando sufrimos en primera persona una situación de malestar que consideramos injusta. Sencillamente, porque creemos que en caso de haber estado en el lugar de la otra persona no habríamos actuado del mismo modo. Las mayores decepciones de la vida se producen en el ámbito laboral, en el amor y en la amistad.

Sin embargo, todos en mayor o menos medida, en algún momento de nuestra vida hemos decepcionado a alguien. Es humano, los errores forman parte de nuestra naturaleza. Pero la madurez debe servirnos de puente para tomar más conciencia de que las personas tienen sentimientos. Por ello, siempre se debe evitar cualquier tipo de comportamiento que a largo plazo pueda ser dañino para la autoestima de la otra persona.
SEGUIR LEYENDO “Evita el daño innecesario”