Acostumbrarte a la otra persona


Cuando te enamoras de alguien y tienes una relación estable, te acostumbras a ese alguien, a su modo de ser y a su carácter. Sin embargo, no siempre acostumbrarte a alguien, implica estar enamorado. Como dice el propio término, la costumbre remite a la monotonía y a la rutina de haberte habituado a estar con el otro. Pero la costumbre en este sentido, es totalmente contraria al amor en el que hay pasión, romanticismo y ganas de vivir en común una historia diferente. Al menos, estos ingredientes tienen mucha fuerza al inicio de un romance.
SEGUIR LEYENDO “Acostumbrarte a la otra persona”