Ser asertivo ante un conflicto


Ser asertivo en los buenos momentos parece relativamente sencillo, sin embargo, no lo es en los malos momentos cuando es posible expresar sentimientos de dolor y de tristeza por una situación. Muchas veces, en vez de hablar y exteriorizar qué pensamos, lo que hacemos es callarnos, aguantar y un buen día, los detalles negativos de la otra persona ya han rebosado el vaso. Y en ese momento, todo se complica mucho más porque cuando tienes la mente desgastada de esperar un cambio en otra persona, el malestar interno es enorme y convives con el miedo de que alguien vuelva a decepcionarte.
SEGUIR LEYENDO “Ser asertivo ante un conflicto”