Sentir un amor no correspondido


Tener un amor no correspondido es fuente de frustración y de rechazo, es prácticamente imposible ver en positivo esa situación en un primer momento. Se necesita la perspectiva del tiempo y el enfriamiento de los sentimientos para poder darle otra visión al mismo hecho. Puede que no fuese el momento adecuado, la persona correcta o simplemente, te des cuenta de que en realidad, no estabas tan enamorado. Sentir un amor no correspondido es humano y prácticamente, es una experiencia universal para todas las personas que en algún momento se han encontrado con esa extraña sensación de querer y no poder, de desear y no ser deseado, de dar y no recibir lo mismo a cambio.
SEGUIR LEYENDO “Sentir un amor no correspondido”

Diferentes tipos de amor


En la vida no sólo se puede utilizar la palabra amor con tu pareja. El amor es uno de los pilares fundamentales en la vida de cualquier persona y se puede recibir de diferentes personas con las que no hace falta mantener relaciones sexuales. Hoy te vamos a hablar sobre dos tipos de amor: el amor entre hermanos y el amor entre amigos. El amor entre hermanos es algo que generalmente es imperdible e irrompible. Aunque a veces, esto no es así y los hermanos no encuentran ese amor natural que debe aflorar de ellos. Es un amor que desde que nacemos nos enseña a:

Confiar en otra persona plenamente que seguro se convierte en tu confidente más leal.
– En los momentos duros siempre le vas a tener.
– Es más que un amigo y es una persona muy especial para ti.
– Te enseñará a compartir e incluso a cuidar y proteger a tu hermano.

El amor entre amigos es muy especial. A veces puede llevar a confusión si se ve desde fuera, pero sólo esas personas saben, en realidad, qué amor es el que les une:

– Cada amigo representa un mundo en nosotros, un mundo que posiblemente no ha nacido dentro de nosotros hasta que llega a nuestras vidas.
– Siempre está en los buenos y malos momentos sin importarle día, fecha y hora.
– El amor entre amigos es algo especial, que trasciende los límites del conocimiento. Se puede llegar a amar más a un amigo que a un familiar directo.