Relaciones amorosas no aceptadas socialmente
Son muchas las personas que desean vivir una relación plena, estable, feliz, intensa, apasionada, gratificante, solvente y espiritual. Estamos definiendo lo que sería una relación más bien mítica e inalcanzable. Sin embargo, los amores idílicos existen, el amor verdadero permite formar parejas perfectas. A pesar de todo, también hay elaciones o amores prohibidos:

Entre miembros de diferentes clases sociales: Suele ser bastante frecuente encontrar amores en donde alguno de la pareja tiene más que estabilidad económica, mientras el otro no puede llevar una vida de lujos. Una persona se puede enamorar por los bienes poseedores de la otra, con el fin de tener una vida más ostentosa y fácil.

Entre familiares lejanos: La convivencia familiar crea el cariño y llegar a reconocer las cualidades de un miembro de la familia hace que resulte, para ciertas personas, más fácil enamorarse de familiares no directos: tíos/as, primos/as o cuñados/as. Es normal que este tipo de amores se suelan vivir a escondidas y en sumo secreto. Si se descubre la relación puede aparecer un importante rechazo social entre los propios miembros de la familia y pueden ser posteriormente marginados.

Entre hermanos: Se han escrito muchas líneas sobre el amor que surge entre dos hermanos de la misma sangre. Por la Iglesia este tipo de amores es una variante de lo prohibido socialmente. Suele ser más común de lo que parece, hermanos que a pesar de tener una pareja siguen viéndose a escondidas, para mantener viva una fantasía según la cual nadie más podría entender mejor a su propio hermano/a y que algún día lograrán ser felices para siempre.

Entre personas de diferentes rangos, jerarquías o status: Las combinaciones son infinitas: maestro-alumna, jefe-empleada, casado-soltero, entrenador-alumna. Mantener a una persona de forma idealizada es en mayor medida el soporte de esta relación, se crea ese sentimiento de afecto que muy pocas veces llega a consumarse.

Entre personas con diferencia de edades: Dicen que en el amor no hay edad y es verdad. Cada uno busca cubrir sus propias necesidades, una persona de más edad te puede aportar más que otra más joven, para muchas personas la madurez es un grado. Este tipo de amor se puede confundir, algunos buscan un padre o una madre perdida o un hijo o una hija a quién educar. En este caso es posible que existan conflictos no resueltos con las figuras paternas o maternas. Por eso, para algunas personas las grandes diferencias de edad no suponen un impedimento para tener pareja.

En esta lista de relaciones amorosas no aceptadas socialmente también podríamos incluir los amores a distancia, amores con diferente ideología, amores con diferentes intereses o en conflicto, incluso amores conscientes inconscientes. Al final nada importa. El corazón es el que dicta sentencia. No importa lo que digan los demás, la sociedad es un factor externo. Lo importante es estar contentos con nosotros mismos. Simplemente, hacer lo que queremos.