Cómo dar un beso en la boca


Una de las cosas más bonitos del amor es el acto de dar un beso en la boca a tu pareja, a veces es el primer paso para establecer una intimidad física. La forma en que besas es fundamental para generar atracción, deseo y pasión a la persona que está contigo. Aprende estos consejos y disfruta regalando besos.

Lo más importante es cuidar el aliento. Lava tus dientes después de cada comida y si notas que no tienes buen sabor de boca masca un chicle o un caramelo mentolado, piensa que un aliento desagradable puede convertir el beso en una experiencia muy desagradable.

La mirada es también algo a controlar cuando se da un beso apasionado, acércate lentamente hacia tu pareja y mírale a los ojos antes de entrar en contacto con sus labios. Ese momento de suspenso aumenta el deseo y tus movimientos dejarán evidente tus intenciones de besar.

Procura siempre que el primer contacto sea suave, no fuerces la situación. Intenta que tus labios estén humedecidos y tersos para que la otra persona los sienta dulces y tiernos. Tras el primer beso corte, aléjate un instante para mirar intensamente a la otra persona, demuéstrale con la mirada que te la quieres comer a besos. Entonces vuelve a acercarte con más decisión. Besa su boca con relajación, recorriéndola entera pero nunca con brutalidad.

Luego opcionalmente puedes pasar a la segunda fase de un beso, consiste en abrir despacio la boca e introducir tu lengua: primero de forma intermitente y luego de una forma más profundamente. Puedes acompañar este tipo de besos tomando suavemente a la otra persona por detrás del cuello o por la cintura, para que se estimulen otras zonas erógenas y aumente la excitación. Finalmente, déjate llevar y disfruta del momento.

Decorar la habitación para una noche romántica


Decorar una habitación de manera romántica significa que vas a preparar el escenario para una velada inolvidable con tu pareja. Los colores, los olores… todos juegan un papel muy importante que no debes descuidar. Sigue algunos de los consejos que te vamos a dar, y disfruta de tu nidito de amor.

La iluminación es muy muy importante. Lo primero que puedes hacer es cerrar las cortinas para asegurarte de que nadie os va a ver. Necesitas dejar la habitación lo más oscura que puedas (ventanas y persianas) para que la iluminación que pongas en el interior destaque mucho más. Con las lámparas que tengas en la habitación, intenta crear una luz tenue. Este tipo de iluminación suele quedar muy sexy.

Las velas son las protagonistas de la noche. Son capaces de crear un ambiente muy íntimo que seguro vuelve loc@ a tu pareja. Puedes colocar velas de té pequeñas por los rincones de la habitación. Continua decorando la habitación echando un vistazo a todos los elementos que forman vuestra habitación en estado normal, fotografías, espejos, alfombras, etc.

Si tenéis fotos familiares cerca de la cama es mejor que las quites. Imagínate en plena noche girarte y ver la foto de tu madre mirándote… Si en la habitación no tenéis espejos intenta traer el que tengas en otra habitación para tu pareja pueda cumplir esa fantasía de veros a los dos en la cama. No pongas la televisión en funcionamiento puede distraeros a los dos.

Falta de apetito sexual

problema
Muchas personas sufren este problema: su pareja casi no tiene apetito sexual. Eso puede frustrar a la otra persona y hacerle ver que no satisface sus necesidades. El problema se endurece más cuando para la persona (sexualmente activa), el sexo es una forma de expresar su amor por su pareja. Esta persona puede sentirse poco querida. ¿Qué se puede hacer en una situación así?
SEGUIR LEYENDO “Falta de apetito sexual”

Elegir ropa interior para una cita


Elegir la ropa interior no es fácil. Si te sientes pletórica, ya sea porque estás locamente enamorada o porque acabas de completar una dieta asombrosa, es probable que quieras ponerte cualquier pieza de ropa interior sexy, ya que te quedará divina. Sin embargo, para muchas mujeres, la lencería sexy les impulsa a esconderse detrás de la cortina más cercana y a pedir que se apaguen pronto las luces.

Las mujeres han utilizado ropa interior de encaje durante siglos para atraer a los hombres. Con estos encajes demostraban su interés por la otra persona. Pero poco a poco la ropa interior ha ido cambiando y se puede demostrar lo mismo con unas simples braguitas brasileñas. Para encontrar la mejor ropa interior, primero debes consultar contigo misma: ¿eres tímida o estás orgullosa de tu cuerpo? ¿te da vergüenza mostrar muchas partes de tu piel o te da igual? Tómate tu tiempo para pensar en cómo te sientes con tu cuerpo antes de elegir una pieza de ropa interior.

Una solución es comprar dos conjuntos diferentes: uno modesto y el otro mucho más sexy. Si no te sientes cómoda con tu elección final, podrás hacer un cambio de “equipación” en el último minuto. Recuerda que la ropa interior debe agradar a tu pareja, pero sobre todo, debe encantarte a ti, ya que cuanto más cómoda estés más natural te mostrarás.

Realza tus mejores zonas e intenta disimular las que consideras más feas. Si tus muslos no te gustan, elige un camisón que te llegue por encima de la rodilla pero con un escote de impresión. Nadie mejor que tú sabrá que es lo que debes enseñar o no.

La pasión y el romanticismo


Una bonita imagen romántica no lo es todo. Por mucho romanticismo que haya en la pareja, ¿qué pasa si no existe esa chispa pasional y lujuriosa que debe envolver a todas las parejas? La pasión, la seducción y la lujuria forman parte del romanticismo. El romance es una parte muy importante en cualquier relación pero no nos debemos olvidar de sus “ingredientes”.

El romanticismo está por todas partes. Puedes ir por cualquier camino de un bosque y encontrar dos bonitos pájaros que subidos en una rama se miran con una gran intensidad, ¿crees que sólo son románticos o también hay algo de pasión en esa mirada? El romanticismo puedo durar siempre, pero la pasión puede caer a un pequeño pozo del que le cueste salir. No dejes que la rutina entre a formar parte de los “ingredientes” del romance.

La falta de pasión puede dañar fuertemente la vida sexual de la pareja, por lo que debes espabilar e intentar introducir cambios en vuestro día a día. Dar rienda suelta a la imaginación será muy importante para recuperar esa pasión que está desapareciendo. Pero no os olvidéis del romanticismo. Puedes planear una bonita noche pasional, pero recuerda todos esos detalles románticos que le encantan a tu pareja.

El romanticismo y la pasión deben surgir de forma natural. Si esto no sucede es que existe un problema más grande de lo que pensabas en la pareja. Intenta sentarte con la otra persona y hablar del tema. Si los dos queréis, seguro que encontráis el problema y buscáis diferentes soluciones para volver a tener la pasión que teníais antes.