Novios adolescentes

En la adolescencia, el mundo se abre de una manera diferente para los jóvenes y muchos aspectos se vuelven sumamente atractivos, como la libertad, la autonomía, el sexo opuesto, el amor, etc.

En esta edad se vivencia el primer amor, ese amor que llevamos prendado a nuestros recuerdos, y sentimos que nos enamoramos no una sino muchas veces. Esta sensación es maravillosa, de adultos la seguimos experimentando, y es uno de los estados más sublimes que puede vivir un ser humano.

Pero el enamoramiento es una experiencia que debe vivirse de manera consciente, lo cual resulta sumamente difícil cuando se tiene 13 o 14 años. Es necesario que las personas distingan las repercusiones de una ilusión pasajera y las de un verdadero amor.

Una de las principales características del amor adolescente, es que suele ser un amor inmaduro. En primer lugar es egocéntrico, busca el beneficio y la satisfacción propia.

Dos personas enamoradas, desean estar todo el tiempo juntas, necesitan sus llamadas constantes y no conciben su vida sin su “media naranja”; y aunque esto parezca muy romántico, lo que enmascara es la necesidad de compañía, revela el deseo que tenemos los seres humanos de ser una persona significativa e indispensable en la vida de otros.

Asimismo, el enamoramiento comprende una ilusión pasajera pues se basa exclusivamente en emociones dinámicas, que cambian según las circunstancias y se modifican a través del tiempo. Por esta razón, se vuelve casi imposible mantener la intensidad inicial a lo largo de la relación.

No se trata de decir que los adolescentes no saben amar. De lo que se trata es de educarles en cuanto a la diferencia entre amor e ilusión, para que vivan la adolescencia de forma plena y satisfactoria, sin tener que arrepentirse por decisiones tomadas a la ligera.