Mi pareja está enmadrada
Seguro que esta historia te resulta familiar: tienes un novio al que quieres. El problema es que su madre ya es muy mayor y él siempre ha vivido con ella. Actualmente, aunque ya vivís juntos, ella sigue dirigiendo su vida. Cómo es mayor te la ha metido en casa y ellos hacen todo juntos; las tareas del hogar, sacar al perro, etc. Cuando llegas a tu casa te sientes una invitada. Estás cansada y aunque has hablado con tu pareja notas que no resuelve nada. Has llegado a la conclusión de que tu pareja es un niño de mamá.

El mayor obstáculo en tu relación en su madre, así que piensa qué puedes hacer. Si después de hablar repetidas veces con tu pareja no ves que la situación mejore, lo que puedes hacer es darle un ultimátum.

Tu pareja debe asumir sus responsabilidades y respetar ante todo vuestra relación, si es que te quiere de verdad. Seguro que el sexo es lo único que os sigue uniendo de verdad, pues bien, debes intentar no caer en sus redes ni en la “química del abrazo”. Aunque no lo creas hay mucho de química en este tema, la oxitocina se libera cuando haces el amor y esto contribuye a la sensación de apego. Una gran noche de sexo es una prueba de la buena química que tenéis, pero no es una prueba clara de que todo vaya bien.

Es posible que la relación no termine bien, ya que la otra persona no podrá despegarse de forma contundente de su madre. Ten paciencia; habla, discute, ponle algún ultimátum y si ves que el tema no cambia, tendrás que terminar con esa relación que no es nada buena para ti y no os lleva a ninguno a ningún sitio.