Médicos y enfermeras

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En todos los colectivos profesionales surgen historias de amor apasionantes. Concretamente el mundo dedicado a salvaguardar nuestra salud presenta los perfiles del médico y de la enfermera. Ambos pasan mucho tiempo juntos apostando por dar soluciones a temas delicados ¿No es lógico que se den “flechazos” continuos?

La relación de actividades médico-enfermera se hace indisoluble. No hay éxito en la medicina sin la participación de la enfermera. Cabe matizar que existe cierta tendencia a creer que la enfermería la ejercen sólo las mujeres, pero la historia nos demuestra que también los hombres han atendido a pacientes en los hospitales.

Y es que ser enfermera es un arte que, para lograrlo exige una devoción tan completa y una preparación tan seria como el trabajo de cualquier médico. En la actualidad en todas las naciones han incrementado las instituciones formadoras de enfermeras, siendo además de nivel universitario con título de Licenciadas en Enfermería.

Por otro lado, la función principal de todo médico es ser un buen clínico. Así, por ejemplo el médico de atención primaria, ha de ser competente en gran cantidad de materias con el fin de hacer frente a una serie de problemas que caen dentro del campo de los especialistas.

Si en tu centro de salud te topas con la existencia de una relación sentimental entre tu médico y tu enfermera, podrás beneficiarte de aspectos positivos. Y, aunque lo lógico y conveniente, es separar la vida íntima de la vida laboral, muchos de estos profesionales se han sometido a programas de formación que profundizan en la relación médico-enfermera-paciente. La finalidad es proveer al personal sanitario de una visión más holística de la naturaleza humana y a producir un cambio en la actitud. Todo en beneficio de la propia salud.

4 comentarios

  1. Soy enfermera y por cuatro anos un doctor del hospital donde trabajo siempre me ha mirado con interes y yo a el tambien. Nunca ha pasado a mas, los dos somos muy timidos. Pero el otro dia el se acerco a mi a conversar de algo trivial y al final agarro mi mano y asi estuvimos agarrados de la mano como por 30 segundos. El problema es que los dos estamos casados aunque quiza el no lo save pues yo no uso mi anillo de boda. El tiene 70 anos y yo 40. Creo que estoy enamorada de el, quisiera saber si le intereso o no. Mi esposo tambien es doctor pero no trabajamos juntos. Hace anos precisamente me di cuenta que me ha enganado con algunas de sus pacientes y fue muy doloroso para mi. Ahora me siento tan culpable por sentir esto hacia el doctor con el que trabajo. Pero al mismo tiempo me siento tan feliz que me haya tomado de la mano.

  2. Todo esto es en un hospital de Estados Unidos que es donde vivimos. Como ustedes saben en este pais eso de tocar a los companeros de trabajo esta muy prohibido.

  3. hola, en la clínica que trabajo conoci a un medico apuesto y muy dedicado a su trabajo. un dia después de su turno me manda saludos en mi guardia y todo galante y sumiso logro entusiasmar a mi corazón. me invito a salir y acepte. quize experimentar esta hermosa oportunidad, ya que nunca había aceptado a salir con un medico. confieso que siempre lo he deseado. el tiene 30 años y esta en toda su juventud con proyectos y a futuro, tuvo una relación amorosa de 3 años que termino por la falta de dedicación a su pareja. Yo tengo 43 y aun así me enamoraba con sus palabras, pues a mi edad queremos una relación seria o formal, y eso fue que le dije y muchas cosas mas que quisiera de un hombre. creo que mi error era decirlo de manera prematura, ya que solo salíamos dos semanas, pues desde esa fecha todo cambio y ya no me escribe. Ahora regreso de mis vacaciones y nos volveremos a ver de que manera no lo se…como debo de actuar creo que lo se, como también se que aun me sigue gustando mucho…no se si esta herido porque le dije que si no tiene tiempo para conversar entonces seamos solo amigos y le corte el teléfono; o es que solo era un pasatiempo en su vida porque hasta hoy no hemos hablado de nuestros sentimientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *