Los enemigos del amor en la convivencia

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


El romanticismo solo es un ingrediente del amor. Sin embargo, las comedias románticas suelen mostrar únicamente este aspecto de la relación. Cuando llega el momento de la convivencia, la pareja se enfrenta a grandes asignaturas que pueden poner a prueba una relación. Algunas personas toman conciencia de su incompatibilidad de caracteres cuando pasan más tiempo juntas. ¿Cuáles pueden ser los enemigos del amor en la convivencia?

El acomodamiento en la rutina

Compartir un hogar no debe ser incompatible con la idea de seguir teniendo citas de pareja y planes especiales. Sin embargo, algunas parejas caen en el acomodamiento de priorizar los planes caseros como una norma habitual. Los planes sociales son saludables para romper la rutina y volver al hogar con una agradable sensación de bienestar por esas vivencias compartidas. La sensación de que todo sea muy previsible puede ser causa de insatisfacción.

El reparto de las tareas domésticas

Muchas parejas discuten en su convivencia como consecuencia de una mala gestión de las tareas domésticas cuando uno de los dos siente que se hace cargo de la mayor parte de las tareas del hogar. Para mantener una convivencia agradable también es adecuado repartir de una forma equitativa las tareas del hogar a través de un cronograma específico.

Cuando las familias se entrometen en el hogar

A veces, las parejas discuten cuando sienten que alguna de sus respectivas familias invaden su intimidad como consecuencia de algún tipo de sobreprotección. En ese caso, es importante marcar límites a los padres y a los suegros que puede que sin darse cuenta estén adoptando algún tipo de actitud que puede herir la sensibilidad de la pareja.

Errores de comunicación

A veces, se suma la contradicción de tener más tiempo para charlar al convivir juntos y, sin embargo, tener menos complicidad. El tiempo y la calidad de la comunicación no siempre son sinónimos. Un hogar en el que la televisión, el ordenador o el teléfono roban mucho espacio a las conversaciones de pareja muestra un clima de comunicación de baja calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *