La pareja cuando los hijos se marchan de casa

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Cuando nacen los hijos, la pareja se vuelca en ellos. Adapta su existencia al desarrollo de su descendencia, ya la vida íntima se vuelve menos importante y el compartir entre solo dos se torna menos interesante que convivir con los hijos. Durante los siguientes 20 años, la pareja verá que su vida no es de dos, sino de 3 o 4, o del total de hijos que hayan decidido tener. Muchas, se suelen olvidar del disfrute de los primeros tiempos cuando la soledad les imponía la emoción de estar juntos, pero como la vida sigue su paso natural, los hijos crecen y también se van, dejando a la pareja sola.

Cuando llega esta etapa, ya ha pasado suficiente tiempo para que la costumbre de la vida familiar les haya hecho olvidar de la soledad de dos, y quizá se sientan perdidos, pensando que la marcha de los hijos les afecta, porque tienen suficiente tiempo libre pero no saben cómo emplearlo.

Es hora de reavivar la relación: están juntas dos personas que se quieren. Cuando los hijos se marchan, pueden producirse confusiones. Se puede llegar a pensar que debido a la falta de los hijos en casa que están cansados el uno del otro. Si la relación ha sido buena durante todo este tiempo y la pareja aún sigue unida, la falta de los hijos no debe ser una forma de comenzar con los conflictos sino de reencontrar el camino de aquellos días en que se empeñaban en estar juntos y querían hacer cosas en pareja.

Es el momento de emprender actividades que les permitan disfrutar de la relación de pareja: un viaje para dos, un hobby en el que ambos puedan disfrutar de estar juntos, etc. También es el momento de recuperar la intimidad.

Hijos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *