La aventura de tener hijos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Las cosas cambian dentro de una pareja cuando tiene hijos. De una forma natural, con la llegada del bebé se forma una familia. Por tanto, el padre y la madre deben adaptarse a la nueva situación en la que el niño se convierte en el centro de atención, y a su vez, existe menos tiempo para los planes románticos, para las citas, la intimidad y la vida en pareja.

Sin embargo, a lo largo de la vida de pareja existen etapas de todo tipo, por ello, lo mejor es vivir cada una de forma plena con todo lo bueno que ello reporta. Los cambios pueden ser muy bruscos tras la llegada del niño y a veces, algunas madres sufren la llamada depresión postparto, que por supuesto, se supera.

Por otra parte, a la hora de tener hijos los cambios también afectan al ámbito económico. Después de tener un niño puede que sea mucho más difícil ahorrar algo de dinero a final de mes porque supone un gasto considerable en pañales, productos de higiene, alimentación, ropa… Los gastos se producen especialmente, en los preparativos a la hora de comprar todos los detalles que implica la maternidad, y también, decorar la habitación infantil.

Uno de los cambios más importantes se produce, precisamente, con la llegada del primer hijo ya que todo resulta nuevo y diferente. Sin embargo, la experiencia es un grado por ello, las madres se sienten más seguras cuando van a tener a su segundo bebé. Otro cambio drástico se da cuando los padres tienen gemelos.

Tener hijos es el deseo de muchos padres. Sin embargo, a veces, las parejas no llegan a acuerdos en relación con el número de hijos que desearían tener. Sin duda, conviene disfrutar de la familia y de esa etapa de la vida porque la relación de amor puede crecer mucho más a partir de la llegada de los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *